miércoles, 28 de enero de 2015

Fotos que me gustan (5). Estreno en La Scala y Dúo de Lohengrin

"Premiere at La Scala, Milan". Allfred Eisenstaedt (1934)

Alfred Eisenstaedt igual no os suena de nada, a mí hace un par de semanas tampoco, pero resulta que este señor, nacido en lo que antes era Prusia y ahora es Polonia, es autor de una de las fotografías más famosas de la Segunda Guerra Mundial, y esa imagen sí os sonará mucho. Nacionalizado estadounidense, Eisenstaedt trabajó en la revsita Life entre 1936 y 1972, fotografiando a celebridades como Sofia Loren, JFK, Mussolini, Hitler, Einstein o Clinton.



¿Y qué fotografía es esa que se hizo tan famosa? Pues la del beso del marino y la enfermera en Times Square el 14 de agosto de 1945, durante la celebración del fin de la guerra tras la victoria americana sobre Japón. Lo mejor de todo es que la pareja no se conocía, esa acción fue fruto de la espontaneidad del marino, ella se dejó  besar "porque había estado en la guerra, luchando por todos nosotros," y se sintió  "feliz de hacerlo", parece ser que el chaval iba intentando besar a toda mujer que tropezaba en su camino, el fotógrafo lo contaba así: “Él estaba caminando y agarrando a cualquier chica que se cruzaba, no importaba si eran viejas o jóvenes, delgadas o gordas. Sin embargo yo no estaba satisfecho con ninguna de esas imágenes. Entonces de repente vi algo blanco que se afianzó, me volví y presioné el botón de el obturador en el momento exacto en que el marinero dio un beso a la enfermera". La fotografía fue portada de la revista Life. Eisenstaedt consiguió que sus fotografías ocuparan más de 80 portadas en esta revista..

Una fotografía no tan famosa, aunque sí conocida,  es la titulada "Estreno en La Scala de Milán", Eisenstaedt declaró después que la aparición de esa muchacha fue fruto de la casualidad y que, seguramente, si ella no hubiera estado ahí la foto no hubiera tenido casi ninguna repercusión. Es la clásica fotografía sobre la que se pueden encadenar múltiples interrogantes y sobre la que un escritor del estilo y la talla de Javier Marías haría un ejercicio deslumbrante: quién es esa joven, qué le están diciendo, por qué va vestida así, de qué ópera será el programa de mano, no sabemos sí había asistido sola o, por el contrario, con uno o varios acompañantes, si es aficionada o acaso cantante,  si tendría algún título nobiliario y si esstaría interesada en la ópera sólo como acontecimiento social, cuáles serían sus secretos.... Las preguntas que podemos hacernos a la vista de la muchacha fotografíada en la Scala por Eisenstaedt son innumerables, por eso nos atrae, es la atracción por lo desconocido, un camino que se nos abre para la fabulación o, incluso, la investigación, es la seducción de la necesidad de saber, pero lo mejor que nos puede pasar es seguir ignorándolo, sólo así la seducción permanecerá casi intacta durante más tiempo.

Con Lohengrin se inaugurabala temporada 2012-2013 de La Scala de Milán con la mejor pareja protagonista que hoy pensarse pueda (lástima que Harteros canceló, aunque cantó en algunas representaciones posteriores) bajo la batuta de Daniel Barenboim, una de las premiers más interesantes de los últimos años:

lunes, 26 de enero de 2015

"Adriano in Siria" de Veracini por Biondi en el Palau de la Música de Valencia



Hacía bastante tiempo que no asistía a la representación de una ópera en concierto, pero uno estaba muy acostumbrado. Hace unos años en Valencia era bastante raro asistir a óperas representadas, ahora ya no es así y espero que siga siéndolo por mucho tiempo y con la calidad a la que nos han acostumbrado. No se prodigan mucho las óperas barrocas en Valencia, ni de una forma ni de otra, hace unos años era bastante habitual recibir visitas anuales de directores como Jacobs o Minkowski, lo cual era un aliciente. Los tiempos van cambiando y no hay más remedio que adaptarse a ellos. Por otra parte, el Palau de les Arts prácticamente ha ignorado la ópera barroca con repartos de primer nivel en la Sala Principal, sí se ha hecho bastante en el Teatro Martín i Soler con la participación de la Escuela de Perfeccionamiento. Dentro de la temporada de ópera de abono del Palau de les Arts sólo recuerdo un fantástico Orlando  de Haendel en la primera o segunda temporada del coliseo.

Antes de seguir me gustaría puntualizar que la foto que encabeza esta entrada no está realizada en el Palau de la Música pero sí se corresponde con la representación de la ópera en versión concierto.

Amics de l'Òpera i les Arts de la Comunitat Valenciana viene colaborando con el Palau de la Música y el Palau de les Arts en charlas introductorias previas a las óperas y obras vocales que se representan en ambos espacios, y esta vez pudimos disfrutar de una amena exposición por parte del Presidente de esta asociación; evita, en casos como el de hoy, en los que la obra es desconocida, no ir a ciegas -o a sordas- y cuando es conocida estas charlas siempre nos ofrecen la oportunidad para recordar y ampliar nuestros conocimientos sobre la obra en cuestión. Desde aquí me gustaría animar a todo el público valenciano para que, si quiere ser escuchado por las autoridades responsables, se asocie Amics de l'Òpera, una asociación sin ánimo de lucro que está luchando desde hace unos pocos años para que a los aficionados se nos oiga y se nos respete.

Veracini fue más conocido en su época como violinista que como compositor, de él se desconocen muchas cosas, tanto de su vida como de su obra, tenía un carácter excéntrico (se arrojó por la ventana en Dresde, posteriomente, amenazó con un cuchillo a su esposa), desarrolló su primera actividad musical en Florencia, pero que posteriormente recorrerá ciudades como Venecia, Londres o Dresde.

Si a estas horas de la madrugada , recién aterrizado en casa y habiéndome tomado lo que me he tomado, soy capaz de escribir una reseña me merezco un buen aplauso. "Ariano in Siria" fue estrenado en Londres, en el Teatro Haymarket , allí había llegado la ópera italiana a tavés de Haendel. y contó con dos de los más grandes castrados de la época, Senesino y Farinelli, además también participaron en el estreno la soprano Francesca Cuzzoni y el bajo Antonio Montagnana. Tuvo mucho éxito, se representó veinte veces y  llegaron a publicarse las arias de forma separada  Como es normal en la ópera seria, esta obra, cuyo libreto fue escrito por Metastasio, se divide en tres actos y la acción se desarrolla en cada uno de ellos mediante la sucesión de recitativos y arias.

Fabio Biondi se ha encargado de recuperar esta ópera reescribiendo los recitativos, porque se han perdido, y ha reunido a un grupo de cantantes estupendos. Destacaría sobre todo a Roberta Invernizzi, Vivica Genaux y  Sonia Prina. Las mayores ocasiones de lucimiento las tiene el personaje de Farnaspe, el que interpretó en el estreno Farinelli y que en la representación en concierto valenciana ha sido interpretado por Vivica Genaux, una cantante no muy expresiva pero que resuelve sus interpretaciones a base de musicalidad y virtuosismo con una técnica que igual no es muy ortodoxa pero sí efectiva, Roberta Invernizzi como Emirena es un derroche de sensibilidad, es una pena que el carácter de las arias compuestas para su personaje por Veracini no sea más variado, aún así la intérprete les saca muchísimo partido gracias a su dominio del fiato y la limpidez con que resuelve la coloratura, siendo además muy expresiva. Sonia Prina es una cantante cuyo timbre no me seduce mucho, es muy desigual, su zona intermedia parece que por termina de encontrar el apoyo adecuado y las mutaciones tímbricas son excesivamente abruptas, pòr el contrario en el grave muestra redondez y pulcritud. Kristina Harmmarström no puede lucirse tanto como las anteriores pero da un ejemplo de buen gusto y capacidad para mostrar la dignidad y nobleza de su personaje. también el bajo Ugo Guagliardo resuelve sus escasas intervenciones con solvencia y dominio de la coloratura, mientras que Lucia Cirillo también está a la altura de las exigencias de su personaje. Todos ellos estuvieron magníficamente acompañados por la orquesta L'Europa Galante, que no terminó de ejecutar adecuadamente las intervenciones de las trompas, algo habitual en las orquestas barrocas, y es que esas trompas sin pistones son un auténtico escollo para los intérpretes por lo que no hago doy mucha importancia a los errores -si es que se ponen de manifiesto-, fantástico en la dirección Biondi en una obra que se nota que conoce al dedillo.  Por todo ello concluiremos diciendo que la ópera de Veracini no ha podido estar mejor servida, fantásticos los cantantes y fantásticos los instrumentistas.

Escucharemos la difícil aria de Farnaspe, de coloraturas imposibles, interpretada por la mezzo Ann Hallenberg , que en Valencia ha sido sustituida por Genaux:


sábado, 24 de enero de 2015

ARIAS FAVORITAS - Adriano in Siria: "Cara la dolce fiamma" de J. C. Bach y, de paso, la primera de Mozart que se conserva.


Hoy traigo una de esas arias que parece que detengan el tiempo, todo en ella es serenidad y belleza, la voz se encarga de efectuar una variada gama de ornamentaciones, entre ellas espectaculares messa di voce, mientras es dulce y equilibradamente acompañada por la orquesta en un estilo que busca la simetría,  pre-mozartiano o si queréis, galante. Su autor fue uno de los veinte hijos que tuvo el gran J.S. Bach, "viejo peluca" llamaba Christian al padre haciendo referencia a su estilo pasado de moda, mientras que el cantor de Santo Tomás llegó a decir: "Mi hijo Christian es tonto, por eso algún día tendrá fortuna en el mundo" (se equivocó), para mí tanto el sobrenombre que el hijo puso al padre, como la afirmación de éste son una muestra de confianza y cariño entre ambos. Pero no sabemos qué hubiera pensado el gran Bach, falleció cuando Christian tenía tan solo quince años, si hubiera conocido que su hijo se convertiría al catolicismo y cultivaría la ópera, terminando sus días en la masonería. J.C. Bach, tras pasar por Italia, se estableció en Londres, allí conoció al pequeño Mozart, quien tenía solo ocho años de edad y se encontraba haciendo una gira por las capitales europeas como niño prodigio, ni que decir tiene que quedó maravillado ante las dotes musicales del niño. Mozart tomó buena nota de las composiciones de J.C. Bach y este aria que nos ha tocado hoy es una buena muestra de ello. De hecho hay musicólogos como  Georges de
Saint-Foix que piensan que J.C. Bach,  fue el auténtico maestro de Mozart, aunque no deja de reconocer que antes que el hijo de Bach el padre de Mozart también ejerció su influencia sobre éste, o como Robert Gjerdingen, que afirma que Mozart siempre vió en J.C. Bach al gran modelo, al hombre cuyo estilo trató de emular por encima de todos durante sus primeros años.

"Cara, la dolce fiamma" pertenece a  Adriano in Siria, una ópera con libreto de Metastasio  estrenada en el Teatro Haymarket de Londres en enero de 1765 (parece ser que es posible que Mozart asistiera a alguna representación de esta ópera en la capital inglesa, trece años después efectuó una versión ornamentada de "Cara, la dolce fiamma" para Eloisia Weber), la canta el personaje de Farnaspe, papel que en el estreno fue interpretado por el castrado soprano florentino Giovani Manzuoli, conocido como Succianoccioli, quien también tuvo contactos con Mozart, éste compuso para él en Londres una de sus primeras arias de concierto, la primera composición vocal de Mozart que se conserva, "Va dal furor portata", años después el castrado, muy admirado por Mozart, estrenaría la ópera Ascanio in Alba en Milán.


Philippe Jaroussky tiene una fantástica versión del aria, de hecho es la que da título a su trabajo sobre las arias para castrado de J.C. Bach; sin embargo, para variar un poco escucharemos ahora  la que efectuó el contratenor griego Aris Christofellis:


Cara, la dolce fiamma
dell’alma mia tu sei;
e negli affetti miei
costante ognor sarò.

Serena il tuo bel core;
il lungo suo rigore
il fato già cangiò.

martes, 20 de enero de 2015

Fotos que me gustan (4) - The Old Met

Concierto del pianista Josef Hofmann realizado el 28 de noviembre de 1937 en el Viejo Met.

Toda destrucción de un teatro produce pena, y en el caso de que se trate de uno de los teatros de ópera más prestigiosos del planeta y uno sea un amante del género, la pena se eleva a la máxima potencia, y eso a pesar de que la compañía de ópera no se extinguía sino que continuó en un nuevo teatro, y a pesar también de que uno no lo conoció, ni pudo haberlo conocido puesto que cuando se produjo la demolición apenas tenía cuatro meses de vida, pero uno sí ha escuchado grabaciones efectuadas en esa sala, de extraordinaria acústica, y también ha visto hablar con melancolía a famosos cantantes del pasado sobre este emblemático edificio. En el rosario de cantantes que se dejaron la piel en su escenario encontramos nombres como los de Adamo Didur, Givanni Martinelli, Giuseppe De Luca, Ezio Pinza, Enrico Caruso, Robert Merrill, Richard Tucker, Édouard De Reszke, Geraldine Farrar, Plácido Domingo, Leonard Warren, Lucrecia Bori, Sherrill Milnes, Cornell MacNeil, Pasquale Amato, Lawrence Tibbett, Mario Sereni,  Lauritz Melchior, Beniamino Gigli, Johanna Gadski, Cesare Siepi, Marcella Sembrich, Friedrich Schorr Zinca Milanov, Emanuel List, Licia Albanese, Eleanor Steber, Marcel Journet, Rosa Ponselle, José Mardones, Elisabeth Rethberg, Margaret Matzenauer, Luciano Pavarotti, Franco Corelli, Nicolai Gedda, Rise Stevens, Maria Jeritza, Olive Fremstad, Emmy Destinn, Jean de Reszke, Regina Resnik, Carlo Bergonzi, Samuel Ramey, Renata Scotto, Giacomo Lauri-Volpi, Lili Pons, Leonie Rysanek, Sándor Konya, Ernestine Schumann-Heink, Jon Vickers, Renata Tebaldi,  Lilli Lehmann, Kirsten Flagstad, Bidu Sayao, Joan Sutherland, Birgit Nilsson, Grace Bumbry, Leontyne Price, Anna Moffo, Claudia Muzio, Astrid Varnay, Martina Arroyo, Maria Müller, Helen Traubel, Lisa Della Casa, Pilar Lorengar, Mario Del Monaco, Victoria de los Ángeles, Mirella Freni, Alfredo Kraus, Set Svanholm, Jacques Urlus, Régine Crespin, Jussi Björling, Giuseppe Valdengo, Christa Ludwig, Maria Barrientos, Tancredi Pasero, James King, Cesare Valletti, Giuseppe Di Stefano, Fyodor Chaliapin, Alexander Kipnis, Paul Schöffler, todos ellos con más de 100 representaciones, contando también las realizadas en el Licoln Center. Entre los directores que más funciones dirigieron en el Met figuran nombres como los de Arthur Bodanzky, Fausto Cleva, Tullio Serafin, Erich Leinsdorf, Arturo Toscanini, Nello Santi, Kurt Adler, Thomas Schippers, Fritz Striedry, Francesco Molinari-Pradelli, Ettore Panizza, Alberto Erede, Karl Böhm, Cesare Sodero, Max Rudolf, Dimitri Mitropoulos, Fritz Reiner, Silvio Varviso, Pierre Monteaux, Fritz Busch, Bruno Walter y George Prêtre. Menudos repartos confeccionaríamos con tales cantantes y directores.

Fotografía de la fachada del Met (1905)


El viejo Met, situado en el centro de la isla de Manhattan,  había abierto sus puertas el 22 de octubre de 1883 con una representación de Faust de Gounod, tenía una capacidad de 3.625 espectadores sentados y 224 de pie. Al  edificio, obra del arquitecto J. Cleaveland Cady, se le conocía por su aspecto industrial como "The Yellow Brick Brewery". Sufrió un incendio nueve años después de su inauguración, en 1892, para proceder a su reconstrucción estuvo cerrado durante solo una temporada 1892.1893; además sufrió dos renovaciones interiores, permaneciendo abierto al público hasta la gala de despedida que se  realizó el 16 de abril de 1966. El viejo edificio carecía de una caja escénica adecuada para las necesidades de una compañía tan grande como la del Met, no era extraño ver decorados que habían tenido que depositar temporalmente al aire libe en la calle 39.

La gala de despedida, que contó con importantísimos invitados y participantes, finalizó con el trío final de la ópera con la que se inauguró el teatro, Faust de Gounod,nosotros también vamos a escuchar el final de Fausto pero con Renata Scotto, Alfredo Kraus y Nicolai Ghiaurov, año 1973 en Tokyo:



Terminada la última gala del viejo Met toda la compañía subió al escenario y junto con el público cantaron, como última despedida, "Auld Lang Syne". De nada sirvieron las campañas que se hicieron para mantener el edifico del viejo Met, la NYC Ladmarks Preservation Comission decidió, por 6 votos en contra y 5 a favor, que no era un edificio digno de mantener en pie.

En enero de 1967 comenzó su demolición, siendo sustituido por un bloque de oficinas de 40 pisos de altura. Antes de la destrucción, en mayo de 1966, el Servicio de Edificios Históricos de Estados Unidos envió un fotógrafo para que documentara la estructura del teatro, seguidamente podemos ver algunas de esas fotografías:

domingo, 18 de enero de 2015

Donizetti: "Don Pasquale" (4) y "La mujer silenciosa"


DONIZETTI: "Don Pasquale".


Estreno: París 1843


Libreto en italiano de G. Ruffini y el propio compositor, adaptado del libreto de la ópera Ser Marco Antonio, escrito por Angelo Anelli para el compositor Stefano Pavesi estrenada en 1810, a su vez el libreto de Anelli estaba basado en Epicoene, or the Silent Woman una comedia (representada en 1609, impresa en 1616) de Ben Jonson

ARGUMENTODon Pasquale, un viejo solterón septuagenario, tiene la intención de desheredar a su sobrino Ernesto porque no quiere desposar a la mujer que se le ha buscado y, a su vez, el viejo Don Pasquale se propone buscar una mujer para sí mismo. La cosa se complica puesto que la elección recae sobre, Norina, la amante del sobrino, la que tendrá que emplear un doble juego, ayudada por el doctor Malatesta, para conseguir su objetivo. Primero se hace pasar por una cándida e ingenua muchacha sobrina de Malatesta y llamada Sofronia, después, una vez que se ha casado con Don Pasquale, muta en una mujer altiva, derrochadora y vengativa. El pobre Don Pasquale, sobrepasado por los acontecimientos, está a punto de perder la razón alconocer que ha hecho el ridículo contrayendo un falso matrimonio por mediación de un falso notario; sin embargo, su reacción es muy razonable: perdona a los dos jóvenes amantes, resignándose a convertirse en un viejo ricachón que dejará toda su fortuna a su sobrino.









R.STRAUSS: "La mujer silenciosa"(Die schweigsame Frau)

Estreno: Dresde 1935


Libreto en alemán de Stefan Zweig basado en la obra Epicoene, or the Silent Woman una comedia (representada en 1609, impresa en 1616) de Ben Jonson





ARGUMENTO:Sir Morosus es un viejo marino, retirado, solterón y gruñón, que además no soporta el ruído. Su sobrino, y además heredero, Henry, se ha casado con Aminta, una cantante, y a la vez él se ha convertido en artista. Henry pretende que además de la esposa, vivan con ellos una buena parte de los cómicos de su troupe. Sir Morosus no puede soportar la algarabía de la pareja y deshereda al sobrino. Sir Morosus le encarga a su barbero que le busque una joven discreta, joven y silenciosa para casarse con ella.
El barbero, compinchado con Henry, le presenta a varias cómicas y el anciano elige a una joven de nombre Tímida, que no es otra que Aminta, la cual una vez que se ha celebrado la falsa boda, deja de ser la muchacha sencilla y silenciosa, para convertirse en una mujer ruidosa y descontenta con todo.
Logicamente, Sir Morosus, no puede soportarla, y tan sólo desea recuperar la calma y la tranquilidad. Su sobrino le librará de la presencia de esa engorrosa mujer, y Sir Morosus le vuelve a nombrar su heredero. Sir Morosus se resigna a aceptar sin quejas el tiempo de vida que le queda, aunque para ello tenga que soportar los ruídos que la vida trae consigo.
Fuente: www.laopera.net
























Comparadas las dos óperas, que musicalmente poco tienen que ver entre sí, entre otras cosas porque casi las separan 100 años de diferencia, vamos con las audiciones, esta vez nos centramos en los bajos, Matti Salminen explotando su magnífico registro grave en La mujer silenciosa canta el arioso de Morosus "¡Qué hermosa es la música!" (Wie schön ist doch die Musik). Es hermosa la música, pero más hermosa aún cuando conluye, es hermosa una joven y guapa mujer en silencio, es hermosa la vida, y sentado en un cómodo sillón medita cómo nunca ha sido tan feliz en la vida. De esta manera tan mágica, como sólo Strauss sabía hacerlo, concluye la ópera:

sábado, 17 de enero de 2015

Donizetti - "Don Pasquale" (3) y la melancolía. "È finita. Don Pasquale..."


Dice Andrea Marini que Don Pasquale es un momento culminante del más puro repertorio cómico, la última ópera cómica italiana, y que las óperas bufas o cómicas que vendrán después, independientemente de su calidad artística (que en algunos casos es mucha), tendrán carácter episódico. Hasta aquí nada nuevo, pero sigue diciendo, y aquí es donde quiero llegar, que en el tercer acto hay un pasaje crucial en el que lo cómico se transforma en triste, cuando Norina, queriendo esposar a Ernesto, da un bofetón al anciano don Pascuale (¡Impertinente! ¡Toma, que te la has ganado!), para después casi arrepentirse (E duretta la lezione). El maestro Bruno Campanella, que obtuvo el Premio de la Crítica italiana y Disco de Oro por la grabación de Don Pascuale efectuada en Turín en vivo, con Enzo Dara y Luciana Serra (Nueva Era, 1989) dice que, en relación al desarrollo de la ópera, esta escena representa un momento crítico, a partir de ahí Don Pasquale cambia completamente de atmósfera (È finita. Don Pasquale), y que, cuando él dirige esta ópera, este preciso momento trata de subrayarlo como una especie de suspensión musical para dar a entender que, de pronto, Don Pasquale puede estas transformándose en una ópera distinta, que si aparentemente continua desarrollándose de manera alegre, en el del espectador ha quedado un poso de amargura. Pienso que todo esto no es más que el resultado de la capacidad de Donizetti para mezclar el registro cómico con el melancólico, el desaliento por la vida que huye;  una prueba, si había alguna duda, de que estamos ante un autor plenamente romántico, esta inclusión de lo trágico en lo cómico ya lo habíamos visto en L'elisir d'amore, pero con un resultado dramático más blando. Al final el mensaje va a ser parecido al que nos da la Mariscala en Der Rosenkavalier, aunque en el caso de la protagonista straussiana va a ser ella sola la que se dé cuenta, no necesitará la fuerza de los hechos, cualquier excusa es buena para escuhar a R. Strauss.

Y ahora pasamos a la grabación realizada por Campanella justo en el momento que decíamos: