miércoles, 21 de mayo de 2014

Generalidades sobre "La forza del destino"


Cuando se piensa en La forza del destino, lo primero que viene a la mente es un hormiguero de gente, campamentos militares, tabernas abarrotadas de viajeros y peregrinos, conventos, toda una humanidad indistinta que se mueve, se agita, va y viene en el variado discurrir de la vida y casi oculta en sí misma las vivencias individuales de los personajes singulares, igualmente trágicos, pasionales y exasperados... La conquista de la totalidad es el nuevo objeto de Verdi, la vida en su plenitud, el nuevo ideal. (Massimo Mila. “El arte de Verdi”).

Pensando en escribir un libreto sobre La forza: 

  • Verdi había pensado ya en este drama en 1856 .
  • Cuando Verdi decide en 1861 componer La forza del destino, su ópera número 24,  está cerca de cumplir cincuenta años, es diputado del primer parlamento de la nueva Italia, se ha casado con Giuseppina Strepponi y había decidido abandonar la música para dedicarse a las tareas del campo en Sant Agata, pero recibe la oferta de escribir una ópera para San Petersburgo y la acepta.
    Interior del Mariinski

El estreno:

  • La forza se estrenó en el Teatro Imperial de San Petersburgo el 10 de noviembre de 1862.


El libreto:

  • Fue escrito por Francesco Maria Piave (Erani, I due foscari,Macbeth, Il corsaro, Stiffelio/Aroldo, Rigoletto, La traviata y Simon Boccanegra) basándose en el drama Don Álvaro o la fuerza del sino del aristócrata liberal Ángel Pérez de Saavedra, dramaturgo, pintor, soldado y político español, más conocido como duque de Rivas (1791-1865),. Don Álvaro o la fuerza del sino del duque de Rivas es un melodrama romántico que mezcla lo trágico y lo cómico, la prosa y el verso, careciendo de unidad de tiempo y lugar, fue escrita en Paris durante el exilio y estrenada en Madrid en 1835.

Francesco Maria Piave
  • Algunas escenas de La forza, como la tercera del tercer acto, son tomadas de El campamento de Wallenstein de Schiller.. Cinco años después del estreno de La forza, Piave sufrió una parálisis que lo dejaría inhabilitado durante ocho años, hasta su muerte en 1874. Por eso no intervendría en su revisión para el estreno en La Scala el 10 de febrero de 1869.


Sus principales protagonistas 


  • El padre (Marqués de Calatrava), la hija (Leonora), su hermano (Don Carlo) y su amante (Don Álvaro), como el padre desaparece al inicio de la obra (curioso paralelismo con Don Juan en donde el padre de Doña Ana fallece también en el primer acto asesinado por el protagonista), no deja de ser una variante del trío clásico entre soprano y tenor enamorados frente al barítono que pone obstáculos a su relación. Junto a ellos aparecen dos personajes bufos, secundarios pero de gran complejidad vocal: Preziosilla, una joven y guapa gitana, y Fray Melitone, un monje franciscano.

El final de la primera versión de la ópera:




La revisión:

  • “Es necesario pensar en el desenlace y encontrar el modo de evitar tantas muertes” (Verdi.Carta a Piave , 1863),




  • De la revisión se encargaría Antonio Ghislanzoni (el futuro libretista de Aida). En ella se sustituyó el preludio inicial por una obertura, se añadió la “ronda de soldados” del tercer acto y se trasladaron las escenas colectivas con el Rataplán de Preziosilla al final del acto, se revisó completamente el final reescribiendo la última escena, terminando la ópera en un hermoso trío en el que se suprime el suicidio de don Álvaro arrojándose por un acantilado.

Un fragmento musical: Renata Tebaldi en "La vergine degli angeli" (Nápoles, 1958)




La forza del destino se podrá ver en el Palau de les Arts de Valencia en una nueva producción los días 31 mayo 2014 · 5, 10, 14 junio 2014 con el siguiente reparto: Gregory Kunde, Liudmila Monastirska, Simone Piazzola, Stephen Milling, Ekaterina Semenchuk, In-Sung Sim, Valeriano Lanchas; Orquesta de la Comunitat Valenciana, Coro de la Generalitat Valenciana, dirección escénica de Davide Livermore y musical de Zubin Mehta.

lunes, 12 de mayo de 2014

"La forza del destino" - Maese Trabuco, Preziosilla y Fray Melitone

En una ópera tan negra  como La forza del destino (demasiadas muertes reconocería el compositor tras el estreno de su primera versión)  Verdi mezcla lo cómico y lo trágico al introducir elementos bufos, representados por personajes secundarios como los de Preziosilla, Fray Melitone y Trabuco. Y estos tres son los personajes más denostados de La forza del destino, y lo son no sólo por cuestiones musicales, sus intervenciones son tachadas por los aficionados más exigentes como de vulgares o anticuadas, también son rechazados por cuestiones dramatúrgicas al entorpecer el desarrollo normal del drama privándolo de la tan deseada unidad. Yo soy de los que piensan que Verdi no estuvo muy acertado a la hora de querer aligerar la ópera introduciendo estas escenas en las que intervienen Trabuco, Preziosilla, y Fray Melitone junto a elementos de carácter popular como vendedores,  campesinos y soldados. 

Preziosilla es una gintana que es interpretada por una mezzosoprano aguda y que aparece en el acto segundo en Hornachuelos (Córdoba) reclutando tropas para marchar a Italia, donde ha estallado la Guerra de Sucesión de Austria. Como toda gitana que se precie, la joven y guapa Preziosilla tiene dotes adivinatorias (se dará cuenta de que don Carlos no es quien dice ser, un estudiante ("No me la das, no me la das")), y está convencida de que para ganar fortuna no hay nada como luchar contra los alemanes en Italia (Preziosilla: "Viva la guerra!... Al suon del tamburo"; su última intervención, El Rataplán, una melodía facilona con toques onomatopéyicos, es de lo más odiado por muchos de La forza. Aunque no lo parezca en un primer momento el papel de Preziosilla es un rol de bastante dificultad porque debe cantar frecuentemente por encima del coro y mostrar brío y brillantez en el agudo. Escuchamos el Rataplán interpretado por Agnes Baltsa, ¡que os sea leve!:



Fray Melitone es un monje franciscano, bastante gruñón, que es interpretado por un barítono o bajo-barítono, en su primera intervención, que tiene lugar en el segundo acto, recibe en el convento a Leonora que llega disfrazada de peregrino, en el acto siguiente se quejará de los desórdenes y herejías del pueblo y los soldados; en el último se encargará de repartir la comida entre los mendigos y de abrir las puertas del convento a don Carlo. Algunos ven en la música escrita para Fray Melitone una economía de medios y un refinamiento que anticipa a Falstaff.





Maese Trabuco es un vendedor ambulante interpretado por un tenor bufo que sólo está interesado en hacer negocio comprando y vendiendo después, sus intervenciones son escasas.