miércoles, 8 de abril de 2015

Nabucco (3) - Algunas generalidades



Nabucco es una ópera (dramma lirico) en cuatro partes con música compuesta por Giuseppe Verdi sobre un libreto de Temistocle Solera (1815-1878).

Solera también fue libretista de otras óperas de Verdi (Oberto, Attila, Giovanna d'Arco e I lombardi) y de la ópera de Salvador Giner (1832-1911), L'indovina, que si no me equivoco, aunque la ópera fue compuesta en 1870, fue estreno absoluto en el Palau de la Música de Valencia en el año 2013, también fue libretista de Ildegonda (estrenada en el Conservatorio de Milán en 1845) y de La conquista di Granata (estrenada en el Teatro Real de Madrid en 1850), ambas de Emilio Arrieta (1823-1894); a su vez, fue también compositor de óperas, entre ellas voy a destacar La hermana de Pelayo, escrita en castellano y estrenada en el Teatro del Liceo de Barcelona durante la temporada 1852-1853.



Para el libreto de Nabucco, que en un primer momento no estaba destinado a Verdi, sino a Otto Nicolai, Solera se inspiró en el Antiguo Testamento y en Nabuccodonosor de Francis Cornue y Anicëte Bourgeois.

El estreno de Nabucco tuvo lugar en La Scala de Milán el 9 de marzo de 1842, hasta ese momento fue el mayor éxito de Verdi, era su tercera ópera, a partir de entonces su vida cambió tanto artística como económicamente. Pensemos que su segunda ópera, Un giorno di regno, no había cosechado el éxito esperado y que en poco tiempo había sufrido la desaparición de su esposa y sus dos hijos, lo que le había sumido, y es lógico que así fuera, en una terrible crisis artística y personal.

La acción se desarrolla en Jerusalén y Babilonia y cuenta la historia de la conquista de Israel por Nabuccodonosor, quien llega a Jerusalén y se encuentra con que su hija Fenena ha sido tomada como rehén, además ésta enamorada de un general hebreo, Ismael, y terminará convirtiéndose al judaísmo. Abigaille, hermanastra de Fenena, también está enamorada de Ismael pero es rechazada por éste, aquélla intenta usurpar el poder a Nabuccodonosor, quien es aprisionado y pierde la razón. Abigaille, que en un segundo intento se ha hecho con el poder, intenta matar a su hermana y masacrar al pueblo hebreo; sin embargo, ocurre el milagro, Nabuccodonosor, que se encomienda a Jehová,  se convierte al judaísmo y recupera la cordura, salvará a su hija Fenena y evitará que el pueblo hebreo sea exterminado.

El número más famoso de toda la ópera es el coro "Va pensiero", el pueblo italiano del XIX simpatizó con el pueblo hebreo y vio reflejadas en él sus aspiraciones de unión y libertad. También es muy conocida, por sus dificultades vocales, el aria de Abigaille "Ben io t'invenni... Anch'io dischiuso un giorno", al alcance, por sus exigencias en cuanto a extensión vocal y dominio de recursos belcantistas, de muy pocas cantantes y en el último acto (Parte IV) encontramos el fragmento más conocido de entre los que interviene el protagonista: "Dio di Giuda".

Escuchamos un momento de la ya hitórica representación que tuvo lugar en la Ópera de Roma de 2011 cuando Muti interumpe la representación para hacer una defensa de la cultura italiana antes que de la nación italiana, e invitar a que todo el público intervenga en la repetición del  "Va pensiero":





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada