domingo, 17 de marzo de 2013

La Flauta Mágica (II) - El robo de Mozart

Piano cuadrado Clementi c. 1830-1832

¿Quiéres saber cómo suena este piano en un Impromptu de Schubert? 
Pincha AQUÍ.

A finales de 1781 Muzio Clementi, que tenía 29 años, viajó a Viena precedido de su fama internacional como pianista, allí Mozart, con 25 años, era un reconocido instrumentista, y el día de Nochebuena por iniciativa del emperador Jose II, en las dependencias de la corte imperial y sin previo aviso, se mantuvo un duelo entre ambos, habían sido citados para interpretar sus propias obras. El duelo se resolvió con un empate o, si os gusta más, con dos ganadores; sin embargo, la historia ha colocado a Mozart, y es lógico que sea así, como indiscutible vencedor.

Los juicios de Mozart sobre Clementi parece que estaban algo envenenados, no sé si por envidia, rivalidar, rencor por el empate o que, simplemente, es verdad que no le gustabanada, ¿cuando eres un genio que destacas por encima de todos los compositores de tu generación para qué perder el tiempo desprestigiando a Clementi aunque sea  en la correspondencia privada o precisamente en ella? En cuanto intérprete lo consideraba un buen técnico pero carente de gusto y sensibilidad, "prefiero verle a escucharle", en cuanto compositor estimaba que sus sonatas podían causar lesiones en las manos del intérprete por perversos saltos en la digitación. Para Mozart Clementi era un charlatán, "como todos los italianos", decía. Beethoven, por el contrario,  al igual que Brahms, fue un gran admirador del compositor italiano, de hecho le otorgó los derechos de publicación de sus obras. 

Clementi sobrebibió a Haydn, Mozart, Beethoven, Schubert y Weber, se dedicó también a la construcción y venta de pianos, hoy comienza a considerarse "con toda justicia, como uno de los creadores de la escuela pianística moderna, ideando texturas y escrituras idiomáticas hasta entonces desconocidas para el teclado. No es solo que sus hallazgos técnicos facilitaran un desarrollo pianístico espectacular durante el siglo XIX. También es el mérito estético que encierra su obra instrumental, que solo ocasionalmente ha logrado tener cierta presencia en la sala de conciertos" , eso dice el musicólogo Luca Chiantore. Gran parte del mérito en la recuperación de la música de Clementi la tiene el pianista Vladimir Horowitz, que lo convirtió en uno de los compositores capitales de su repertorio.


NO LO ROBÓ, QUE LO TOMÓ PRESTADO. - Mozart en la obertura de La Flauta Mágica no reutiliza melodías que aparecen en la ópera sino que utiliza un tema que proviene de la Sonata en Si bemol Mayor Op. 24 2 de Clementi (1752-1832).


Parece ser que a Clementi no le hizo mucha gracia el uso que de su melodía había hecho Mozart y en las publicaciones posteriores de la sonata insertó una nota indicando que había sido compuesta diez años antes que Die Zaberflöte, en aquella época no deja de ser extraña esta preocupación por dejar testimonio de su autoría anterior puesto que era bastante habitual que se tomaran préstamos entre unos compositores y otros.



2 comentarios:

  1. También es habitual que te pisen en el metro, y si había rivalidad, el mosqueo de Clementi me parece muy lógico, sobre todo porque es bastante más que una frase, es el alma de esa preciosa obertura... menudo robo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además es un orgullo que Mozart emplee música de tu invención en una obertura, sobre todo si eres su admirador, como era el caso. Así que hizo bien al darlo a conocer.

      Eliminar