jueves, 12 de marzo de 2015

A propósito de "Norma" (12) - 1974, un milagro en Orange. Montserrat Caballé.



Dicen que Maria Callas, cuando vio en un cine de París la grabación  de la mítica Norma que Caballé, en un irresistible estado vocal, cantó en el Teatro romano de Orange dentro del festival anual conocido como las Chorégies d'Orange, quedó tan maravillada que decidió enviarle los pendientes que había lucido en la Norma producida en La Scala con dirección escénica de Lucino Visconti en 1955, Caballé nunca se los pondría porque, según ella, Callas solo ha habido una. Ese 11 de noviembre de 1974, durante la única  Norma que se ofreció en el festival, debió haber una conjunción astral en Orange porque nada pudo salir más redondo; sin embargo, todo presagiaba que no iba a ser así, estuvieron a punto de suspender la representación a causa del azote del mistral, un viento frío, seco y violento que proviene del noroeste y suele darse en la costa mediterránea española y francesa. Parte del elenco, entre ellos la Caballé, decidió ponerse debajo de la ropa hojas de periódicos, como hacían antes los ciclistas profesionales, para evitar que el viento traspasara sus ropas, además la soprano tuvo que recurrir a un chal para cubrirse en las escenas iniciales del segundo acto, los músicos tuvieron que sujetar las partituras con pinzas de tender la ropa (y esto puede parecer leyenda, pero no lo es, se ve perfectamente en el vídeo). ¡Qué suerte tuvimos que aquel día estuvieran grabando las cámaras de la televisión! Fue una Norma soñada. Acompañaban a la catalana el tenor Jon Vickers como Pollione (canto matizadísimo pero con la marca de la casa: ingrato timbre y pésima pronuncación), la mezzo Josephine Veasey  (una elegantísima Adalgisa) y el bajo Agostino Ferrin bajo la dirección de Giuseppe Patané.

Gracias a este representación Montserrat Caballé entra en la leyenda de las intérpretes de Norma, situándose, dentro del siglo XX, y para quien esto escribe, a un ligero nivel inferior al de Callas pero muy por encima de la australiana Joan Sutherland, quien también fue una gran Norma, estilísticamente perfecta, pero no pudo superar, como en tudas sus grabaciones, los problemas de dicción y pronunciación italiana. Esto no quiere decir que si no hubiera existido esta grabación Caballé no hubiera entrado en la leyenda, sin duda lo hubiera hecho, pero no de la misma forma porque lo de Orange es mágico.

Caballé debutó el papel de Norma en el Teatre del Liceu de Barcelona en enero de 1970 con un jovencísimo Carreras interpretando el papel de Flavio  y la ausencia del tenor que en principio estaba previsto, Mario del Monaco, sustiuido por Bruno Prevedi, de la dirección se encargó Carlo Felice Cillario y la mantuvo en repertorio hasta principios de los años ochenta.  Sin duda fue la Norma de los setenta, no tuvo competencia.

Ya sabemos que Caballé, sobre todo en aquellos años, se caracterizaba por la belleza de un timbre aterciopelado, una emisión perfecta, gran estabilidad vocal, el dominio del matiz y la coloración dentro de la frase musical, así como de las medias voces y los pianísimos de ensueño que creaban como estados de ingravidez, una intérprete ideal para el bel canto (estilo que, según algunos, nunca debió abandonar). En el debe solemos encontrar poca interiorización del personaje, bajo efecto dramático o sobreactuación, esta Norma grabada en Orange parece una excepción, pocas veces aparece Caballé respetando y cuidando el sentido de cada palabra pronunciada hasta el punto que la conjunción de este respeto por el texto y su vocalidad produce efectos eléctricos (esto me pasa a mí , evidentemente, no sé en los demás). Pero además Caballé dota al personaje de Norma de una belleza neoclásica sin parangón, resaltando su aspecto más maternal y femenino, es todo un acierto en cuanto contrasta y no se sitúa al nivel de Callas quien no tenía más remedio, pos su acidez vocal, que acentuar la fiera que este personaje lleva dentro. Con Caballé el listón de Norma quedó muy alto, ya no había que superar la fuerza dramática de Callas, el dominio instrumental de Sutherland sino también el sentido clásico (la más pura belleza) y equilibrio entre expresión y canto logrado por Caballé.


Además de esta grabación de Orange, que es la que hay que tener (mejor en DVD), existen bastantes grabaciones en directo y dos en estudio, una para RCA como protagonista acompañada por Fiorenza Cossotto, Plácido Domingo y Ruggero Raimondi con dirección de Carlo Felice Cillario, grabada en 1973,  y otra interpretando el papel de Adalgisa, compuesto en origen para una soprano, junto a Joan Sutherland, ya muy mayor, Luciano Pavarotti y Samuel Ramey bajo la dirección de Richard Bonynge grabada por DECCA en 1984..

Entre las grabaciones en vivo disponibles están la del debut en Barcelona (1970), la de Turín con Prêtre (1971), Filadelfia con Guadagno (1972), La Scala con Gavazenni (1972), Barcelona con Masini (1973), Met NY con Cillario (1973), Turín con Patané (1974), Moscú con Molinari-Pradelli (1974), Marsella con Masini (1974), Met NY con Masini (1976), Viena con Muti (1977), La Scala con Gavazzeni (1977), Londres con López Cobos (1978), Madrid co García Asensio (1978),



13 comentarios:

  1. me han encantado los chascarrillos de los papeles de periódico y las pinzas de tender la ropa.

    olvidas otro detalle difícil de superar; ¡esta Norma vuela! toda la cabaletta después de casta diva parece una secuencia de superman.

    bromas aparte, yo esta Norma la compré en dvd (por cierto difícil de encontrar) sin haber escuchado a Caballé cantar el papel, y me sorprendió muy gratamente la contundencia con la que afronta las partes más graves y dramáticas, temía una blandeza estilo Sutherland, quien compone una Norma muy interesante, pero incompleta.

    ResponderEliminar
  2. Se agradece el viento porque dinamiza mucho la acción. Las anécdotas las ha contado Caballé en entrevistas y también se recogen en la biografía de Pullen y Taylor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa esa Norma...lastima que sea difícil de conseguir el dvd, a ese tipo de cosas deberían enfocarse mas las discográficas, ya que tanto les gusta reeditar.

      Ella misma dijo lo de los pendientes hasta en un documental (que existe en dvd me parece). lo unico en que se equivoco, es que la produccion de la scala en el 55 donde canto callas fue de Margarita Wallmann. Visconti jamas escenifico Norma.

      Eliminar
    2. El caso es que me extrañó porque precisamente de 1955 es la famosa producción de Viconti para La Traviata en La Scala, pero como lo decía Caballé supuse que era cierto. Gracias por la información.

      Eliminar
    3. ¿y no se confundiría de ópera? ¿no serían los pendientes de Violetta?
      de todos modos el inglés de Caballé es muy malo, no descartaría incluso que confundiese la palabra y no fuesen pendientes sino un collar u otra cosa

      Eliminar
    4. Jajaja, lo de los pendientes de Violetta también me suena habérselo escuchado. Entonces se viene abajo toda la historia del visionado de Callas en un cine, algo de por sí extraño porque me parece que la grabación de Orange era para la televisión, en todo caso en su biografía hablan de pendientes Norma y sesión cinematográfica.

      Eliminar
    5. Jajaja, lo de los pendientes de Violetta también me suena habérselo escuchado. Entonces se viene abajo toda la historia del visionado de Callas en un cine, algo de por sí extraño porque me parece que la grabación de Orange era para la televisión, en todo caso en su biografía hablan de pendientes Norma y sesión cinematográfica.

      Eliminar
    6. si fuesen los pendientes de Norma serían pendientes muy, muy pequeños. Tanto que no consigo verlos en ninguna fotografía. no lleva pendientes ni en la Norma de La Scala ni en ninguna otra.
      en la fotografías que encuentro donde se especifica que es la Traviata de la producción en La Scala, creo que tampoco lleva pendientes, en el acto 1 por lo menos:
      http://2.bp.blogspot.com/-qNSNH1TRk-c/Upl4CzvVCaI/AAAAAAAAGGQ/SOaPyVEXq78/s1600/Maria+Callas+La+Traviata+1956+La+Scala.png

      (no confundir con los famosos retratos que le le hicieron caracterizada como Violetta en 1958, donde sí que los luce).
      http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/1/10/Maria_Callas_(La_Traviata)_2.JPG

      y estos mismos pendientes de perlas en forma de lágrima son los que llevaba en el Royal Opera House, también en el 58:

      http://www.operaclick.com/sites/default/files/callas2.jpg

      https://popingcherry.files.wordpress.com/2012/09/maria-callas.jpg

      pero como Caballé decidió no llevarlos, no podemos estar seguros.

      Eliminar
  3. pues cuanto más miro en google parece que a los pendientes de marras les dio mucho trote:

    https://youtu.be/U-wiHzq_Bbk

    pero si eran estos, no permanecieron en posesión de Caballé, porque fueron subastados:

    http://news.bbc.co.uk/2/hi/in_pictures/4018127.stm

    ResponderEliminar
  4. Ella sigue defendiendo que se los regaló, hace bien poco, el pasado diciembre, lo dijo para El País: http://smoda.elpais.com/articulos/montserrat-caballe/5657

    ¿Y conoció a María Callas?

    Era generosa, una artista excelente y, sobre todo, una gran amiga. No es como la cuentan. Yo la conocí como mujer y fue una persona que sufrió mucho. No tuvo mucha suerte en la vida. Aunque parezca mentira, era un ser humilde que se acercaba a la música con gran respeto y tenía el don de saber revivir a los personajes. Fue única.

    Le obsequió el vestuario completo de Tosca, ¿fue importante para usted?

    Lo fue por lo sentimental, por lo que representa. También me regaló los pendientes que ella había llevado en Norma para que yo me los pusiera en el teatro de La Scala de Milán. Me los probé en el ensayo general, pero no los llevé en la función. Me parecía que cometía un sacrilegio hacia la más grande. Ella había sido la mejor Norma de todos los tiempos y yo solo era una persona que intentaba hacerlo bien. ¡Cómo podía llevar sus pendientes!

    ResponderEliminar
  5. por alguna parte he oído que se los regaló Zeffirelli DESPUÉS y con motivo del éxito de esas funciones de Norma, tal vez la propia Caballé tenga una confusión respecto a eso, y explicaría dónde encaja Zeffirelli en todo este asunto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. perdón, perdón, Visconti, no Zeffirelli

      Eliminar
  6. Soy David Gonzalez.
    Que esta cantante fue una gran Norma es incuestionable. Que Maria Callas fue LA MEJOR NORMA DEL SIGLO XX CON DIFERENCIA DESTACABLE DEL RESTO ( Caballe, Dame Joan Sutherland, Leyla Gencer o Anita Cerqueti... (el orden es aleatorio)) es algo que solo una persona muy obstusa puede cuestionar.
    Razones? Callas lo tenia todo: tesitura, diccion cristalina, agilidades, interpretacion. Dependiendo de quien hablemos pinchará en uno y otro aspecto.
    Que Joan Sutherland hace una Norma de un

    nivel inferior a caballe es discutible, ya que el
    dominio de la coloratura y el registro agudo
    de Sutherland es superior a la sopr. catalana. Se puede decir, es mas inteligente
    que Caballo hace una Norma superior a la Sutherland PERO EN DETERMINADOS ASPECTOS, Y A LA INVERSA ,NO SE OLVIDE. Lo mismo pasa con las Normas bonaerenses de Gencer del 1964 y de 1965 superiores a Caballe en determinados aspectos e inferior en otros.
    Caballe, termino diciendo que fue muy buena soprano pero no mas que las mencionadas,como algunos pueden pretender hacernos ver. En el arte es muy dificil a estos niveles de calidad y influye mucho las preferencias esteticas individuales e incluso LA NACIONALIDAD!
    UN SALUDO

    ResponderEliminar