jueves, 13 de mayo de 2010

Duodécima maac-chorrada: ¿Qué habré hecho yo para merecer esto?


No sé, pero algo habré hecho, bien o mal, porque si no, de qué. Y me canto el Réquiem de Mozart, es muy oportuno, no sólo por su carácter enigmático,-ya sabes: un Réquiem de encargo pero que lo haces pensando en ti mismo, que sabes que no lo podrás acabar y dejas instrucciones para hacerlo, etc., etc., etc.- sino también por su temática fúnebre para el caso de que lo que haya hecho fuera malo; y también procede si se da el caso de que todo esté bien hecho, y es que escucharlo siempre es un regalo. Como somos pocos para interpretarlo, ya que para el Réquiem de Mozart se necesitan unos 40 instrumentistas, me junto con tres amigos y formamos un cuarteto de cuerda, tenemos tan poco dinero que no nos llega ni para contratar el coro de tres marujas gritonas que cantan en las bodas religiosas de mi pueblo, así que decidimos que ya ni se canta, comenzamos a tocarlo y llegamos hasta el "Dies Irae" pero estamos todos tan cansados que nos faltan las fuerzas para iniciar el "Turba mirum", así que decidimos dejarlo para otro día. Otro día menos asqueroso que este día tan tan asqueroso que afortunadamente ya ha pasado de largo. Uno más y uno menos.

P.D.: No voy a decir lo que muchos estáis pensando, pero sin duda también lo es:




Requiem de Mozart: Introitus - Kyrie - Dies Irae
Versión para cuarteto de cuerdas de Peter Lichtenthal (1780-1853)
Kuijken String Quartet

16 comentarios :

  1. el día color de hormiga Maac, negra, la hormiga...
    el Mozart que nos cuelgas lleno, lleno de colores, por suerte.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Se supone que lo que todos pensamos se refiere al actualmente inevitable pie de foto que has prefirido omitir...

    ResponderEliminar
  3. La foto también lo es, al ying-yang.

    ResponderEliminar
  4. Eso es... pero no del todo exacto: Al ying-ying, que son iguales, o sea un -palabra prohibida- a la cosa igual

    ResponderEliminar
  5. Bueno, son iguales porque si coloca uno al revés las terminaciones no coinciden, por eso creo que son iguales porque la foto lleva por título ying yang wolskwagen, en otro caso sería un -la cosa prohibida- gay.

    ResponderEliminar
  6. Pero si son iguales iguales, que es lo que son aunque uno se haya quitado para la ocasión las ruedas, es que es eso: Un -la cosa prohibida- gay. Porque claro, como sugieras que no son iguales por la cosa del color, te la has cargado, pero bien.

    ResponderEliminar
  7. ¿Pero quién somos nosotros para decir si es un -la cosa prohibida- gay o no lo es? Recuerda que es un privilegio de la comunidad gay. Nosotros estamos vetados, ellos verán si lo asumen como -cosa prohibida- gay o no.

    ResponderEliminar
  8. Y además de todo eso, si os fijáis el coche negro, o sea, el coche de color, o sea, de color negro, no tiene matrícula. Es un sin papeles. ¿Es una cosa prohibida racista? ¿O acaso denuncia el racismo de nuestra sociedad? ¿Es una cosa prohibida pro-black power? ¿Papeles para todos? ¿Voy de negro y te preguntas el por qué, como cantaba Loquillo?

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué lástima! Vienen a Europa y no tienen más remedio que hacer la calle para subsistir. Espero que, al menos, usen preservativo, es que no se ve bien.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, papeles no tendrán pero papel si que tienen, porque el oscuro es el activo y el otro el pasivo (o dante y tomante que decían en el cole los niños más espabiladilllos) porque a ojo parece que pesan igual, o sea que no será por eso. Y tampoco es exacto que hagan la calle; mas bien se lo hacen en la calle, que no es exactamente lo mismo. ¿Y que me decís de esa especie de farola que se vé al fondo, eh? ¿Que papel puede tener en la palabra prohibida a lo que sea que sea?

    ResponderEliminar
  11. La farola es lo que indica que el de negro o el negro de color -negro evidentemente- está haciendo la calle porque la prostitución en la calle está indisolublemente unida a las farolas.

    A ver si ahora resulta que es un -lo que no se puede decir- a la prostitución o un -lo que no se puede decir- gay a la prostitución gay. En todo caso es la comunidad de chaperos la que tendría que decirnos si efectivamente es -lo que no se puede decir- a la prostitución gay.

    Claro que ese sol que hace una sombra de doce del medio día -hora solar- parece avalar la tesis de que el coche de color -negro de color, como decía Titus- no está haciendo la calle sino que está haciéndolo en la calle.

    Otra posibilidad es que la farola sea un -lo que no se puede decir- a los mirones, pero una vez más tendríamos que consultar con la comunidad de mirones para saber si lo consideran así puesto que es un privilegio de los mirones determinar lo que es un -lo que no se puede decir- a los mirones.

    ResponderEliminar
  12. Basta, ya no puedo maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas....! Hoy en el metro venía riendome solo con lo del Po favo que me estais godiendo el blog, que me miraba el personal pensando en llamar a los loqueros, y ahora ya me duele todo. Tiempoooooo!!

    ResponderEliminar
  13. Pero no puede dejar de pasar esto, porque puede ser muy importante. ¿Qué os parece esa cosa negra que hay en el margen derecho al lado de la ventana? ¿No será como en Blow-up, que la verdad está oculta en algo casi invisible? En ese caso, siendo algo tan pequeño y al margen, ¿no se tratará de un -lo que no se puede decir- a las minorias marginales o/y marginadas? Y de ser así, ¿cómo podrán confirmarlo, ellos que son los únicos que pueden legítimamente hacerlo, si son tan pocos y estan tan marginados que casi ni salen en las fotos? Este asunto se esta poniendo serio.

    Y luego está la sombra, que orientaciones aparte, es negra de color negro, vamos, una mala sombra se pongan como se pongan, que el color negro de color, de toda la vida ha sido para lo que es. Una mala sombra que hace, ojito, un coche blanco oprimido, por no decir vio-la-do. ¿Un -lo que no se puede decir- a la mala sombra de los blancos oprimidos? Pues no creas, que, también podría ser.

    Y aún nos queda la plaza, que es una plaza dura, y no creo yo que eso sea una casualidad. Ni esa especie de meada que hay al lado de la farola, ni las escaleras casualmente mitad al sol y mitad a la sombra, ni la fachada de la casa, que parece un seminario, y...

    Lo dejo porque venia muy bien una broma, pero ese asunto no es para bromas. Hacía mucho tiempo que no me reía tanto.

    ResponderEliminar
  14. Anoche había por aquí una prometedora entrada que empezaba más o menos así "Como se pase por aquí..." y no sigo, porque quizás ha sido eliminada por su autor, que no me fijé quien era, pero si se ha perdido por la cosa de los bites, por favor, me he quedado con la miel en los labios.

    Maac: Lo de la duquesa de alba, para hacerte un -lo que no se puede decir-. Eres un crack.

    ResponderEliminar
  15. Oye: "lo que no se puede decir" es lo de siempre, no vayas tu ahora a creerte otra cosa...

    ResponderEliminar
  16. Ya, ya, tengo bastante claro que es "lo que no se puede decir": caca, pipi, culo :-)

    El comentario que se borró era mío y decía literalmente lo siguiente: "Como se pase por aquí quien yo sé, se va a cargar en nuestros muertos, y con razón." Como ves, se queda en algo que era prometedor y nada más.

    ResponderEliminar