viernes, 20 de julio de 2012

El físico y la ópera. Amber Wagner. ¿Esperanza o realidad?


" Es gibt ein Reich" de Ariadne auf Naxos (R. Strauss)
Amber Wagner (soprano) - Orquesta de la Ópera Lírica de Chicago. Dir.: Andrew Davis. 2012.

De Amber Wagner ya hablé aquí con motivo de la Ariadne que nos ofreció en el Palau de les Arts en diciembre sustituyendo a Adrianne Pieczonka. No sé los años que tendrá pero es una cantante muy joven, un día de diciembre del año pasado cuando terminó la representación de Ariadne auf Naxos en Valencia fui con unos amigos a cenar a una pizzeria que frecuentan los cantantes y músicos que van a les Arts, sólo había una mesa libre y entramos un pelín después que Amber y su acompañante, un chico también muy joven y orondo con pinta de rockero, muy americano él, de esos que inconscientemente asocias a hamburguesas, patatas fritas, ketchup y vaso de coca-cola; como los dos jóvenes íban bastante perdidos y yo acompañado por unos amigos muy despiertos, nos adelantamos y pillamos mesa, por un momento se me pasó por la cabeza invitarles a sentarse con nosotros, parecían simpáticos y los veía tan perdidos... recuerdo que supuse que, a pesar del trabajo de la soprano, todavía no estaban acostumbrados a viajar mucho, los encontré poco resueltos, también pensé en que más les valía ir a otro tipo de restaurante, uno en el que cenar una ensalada y pescado a la plancha, no parecía que  meter en aquellos desmedidos cuerpos pasta o pizza fuera muy saludable.
En mi pasada visita a Barcelona con motivo de Pélleas et Mélisande, charlando con Joaquim, salió a colación su nombre, según él ya es una cantante que ha entrado en el circuito internacional de grandes teatros, si bien tiene un handicap, su físico. Yo no tengo tan claro que sea una soprano que haya entrado en el circuito, sí coincido plenamente en que el físico no le ayuda en absoluto, y es una pena. Esta soprano americana, nacida en Oregon, ganó en el año 2007 en la Metropolitan Opera National Council Auditions Grand Final y ha ganado también muchísimos más premios que no vamos a enumerar. Su mayor triunfo hasta el momento ha sido la Ariadne auf Naxos que cantó en Chicago la temporada pasada bajo la dirección, como en Valencia, de Andrew Davis, también ha cantado Sieglinde (La walkyria) en Franckfurt, Elsa (Lohengrin) en Chicago y Senta (El holandés errante) en el Festival de Savolinna de este año. Aunque está claro que todavía le queda mucho por demostrar  creo que con la trayectoria que lleva ya tendría que haber despuntado y estar cantado no sólo en el Met (lo ha hecho, creo, esporádicamente), también en teatros como el Covent Garden, la Ópera de París o La Scala, es una soprano de primerísimo nivel que podría convertirse, con poco que la apoyen, en la gran wagneriana de esta generación. Debo decir también que me pareció mucho mejor en directo que en la reciente grabación de Chicago, no sé si habrá algún problema con la toma de sonido.

De sobras es conocido el caso de Deborah Voigt que en el año 2004 recibió una patada del Covent Garden porque no cabía en un traje de cóctel y ponérselo, según el director de escena, era esencial para entender su concepción de Ariadne auf Naxos, la soprano, que tomó conciencia de que su físico podría ser incompatible con la escena y, sobre todo, poco conveniente para su salud, terminó sometiéndose a una operación gástrica y perdió 61 kilos. En el programa de TV Good Morning America se trató el asunto:


Cuatro años después, haciendo gala de su buen humor la soprano grabó el siguiente vídeo:

 
Cuando se quiere ridiculizar el mundo de la ópera habitualmente se recurre a la imagen de la cantante gorda y poco agraciada, los aficionados sabemos que, aunque se dan casos (la joven Callas, Caballé, Cerquetti), la gordura no es tan generalizada como el tópico pretende, si las dividiéramos en dos grupos el sobrepreso saldría perdiendo (las Dessay, Meier, Garanca, Gens, Petibon, Kozena, von Otter, Fleming, Gheorghiu, Bartoli, Ciofi, incluso Netrebko, unas más delgadas que otras pero ninguna obesa, quizás Netrebko comienza a alarmar un poquito) . En un arte en parte visual como es la ópera la imagen es importante, (aunque muchos aficionados no estarán de acuerdo -los más cavernícolas- no pienso negar el contenido teatral y visual que tiene la ópera ), también es importante la expresión gestual (no me pareció que la de A. Wagner fuera mala), pero por encima de todo creo que estaremos de acuerdo en que debe primar el buen canto, la imaginación debe ganar terreno a la imagen, la emoción y la reflexión al puro placer visual si queremos que la ópera se mantenga como un arte vivo a través del que la voz humana nos conduce a emociones puras, si no concedemos importancia al arte de cantar la mayoría de óperas dejan de tener interés, si muchas óperas subsisten en el repertorio, no nos engañemos, o es por la música (Pélleas et Mélisande), por el canto (I Puritani) o por ambos (Tristán e Isolda), la ópera no soporta cantantes mediocres por muy guapos  o muy buenos actores que sean y por muy espectaculares o cuidadas que sean las producciones. 

6 comentarios:

  1. Amber Wagner tiene 32 años. Tiene muchos años por delante para cantar por todo el mundo, hace bien en tomarselo con calma ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kende, ¡cuánto tiempo! Me alegro de encontrarte por aquí.
      El problema quizás es que no se le dan las oportunidades que merece por culpa de su imagen, no creo que ella haya rechazado ofertas de grandes teatros, cosa que se puede hacer pero con cuentagotas.

      Eliminar
  2. Me parecen muy interesantes tus reflexiones. Confieso que hasta que vino a Les Arts yo no había oído hablar de Amber Wagner. Cuando se anunció su nombre estuve viendo algunos videos y conseguí algún audio que me parecieron interesantes y al menos garantía de que no iba a salir "rana" la cosa. Pero la sorpresa vino realmente cuando la escuché en directo y tuve conciencia de que estaba ante una cantante que puede llegar muy lejos en el mundo de la ópera y con unas facultades idóneas para cantar Strauss y Wagner.
    Comentamos en su momento (aquella noche de la pizzeria) el tema de su físico. Sinceramente, pienso que sería un crimen privar a un teatro de disfrutar de la voz de Amber Wagner porque pueda o no entrar en el disfraz de lagartija que le haya preparado el regista de turno. La cantante, además de una voz privilegiada, demostró unas dotes interpretativas (pese a ser ópera en concierto) notables y las limitaciones que su físico pudiera ofrecerle, las suplía con creces con una expresividad vocal abrumadora.
    Desde luego, por interesante que pueda ser una puesta en escena, con cantantes de este calibre nunca podrá justificarse primar esa estética concebida por el pajillero escénico de turno, sobre las cualidades vocales y expresivas de una soprano que, pese a su juventud, es un lujo.
    Estoy de acuerdo con Kenderina en que cantando los papeles que está afrontando, es preferible que se lo tome con calma a que se meta 3 Isoldes, 4 Brunildas, 2 Elsas y 6 mariscalas por temporada. Pero su presencia en Scala, ROH o Bayreuth, ya tarda.

    un abrazo

    PS. Con Netre te has pasao... no está tan morsa...

    ResponderEliminar
  3. Sí, la impresión que me dio A. Wagner, además de la importancia de su timbre y su manera de cantar, es que transmitía verdadera pasión por lo que hacía, quizás sea eso lo que la grabación no capta.
    Annita Netrebko, hablando de imagen, es lo más de lo más, pero hay que reconocer que desde que comenzó hasta hoy ha ido incorporando algunos kilitos de más, aún así está espléndida, encima es una artista como la copa de un pino: canta muy bien y tiene un magnetismo escénico como pocas, en vivo y en directo también es la típica persona que te atrae y llama la atención, doy fe de ello.

    ResponderEliminar
  4. a mi me da igual si están ellos y ellas gord@s, lo que me molesta es que sean bastos, y Anita lo es un rato..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Basta? ¿En qué sentido? ¿Cómo lo podría ser Marilyn? Desde luego cuando se decide a hacer la cabra en los Proms regalando claveles y derrochando sensualidad no es un dechado de finura, pero en escena resulta convincente, siempre con el toque frívolo que Dios le dio, es que lo lleva de serie.

      Eliminar