miércoles, 2 de enero de 2013

Boris Godunov por Graham Vick


Esta tarde-noche me han dejado solo en el salón comedor, podría haberme puesto a leer o ver el telediario, pero no, se me ha ocurrido pasarme por el canal de televisión MEZZO para ver qué ofrecían.




Lo habitual es que cuando pillo una ópera empezada no me guste continuar -es una manía, también me pasa con las pelis- y opte por cambiar de canal o apagar la televisión, pero esta vez algo me llamó la atención y algo también despertó mi interés. Ya había pasado la escena de la coronación, una lástima. Os parecerá una tontería pero en cuando vi al monje Pimen y al joven Grigori Oterpiev  sentí curiosidad por si se trataba o no de la versión original-no sé por qué me apetecía tragarme el acto de Marina, aunque no fue el caso-,  ignoraba teatro, reparto y director escénico y musical.  Comprobar que Pimen y Grigori tenían un ordenador portátil sobre la mesa en un ambiente que, por el decorado, no me daba la impresión de ser demasiado moderno -en realidad sí que lo era- resultó magnético y me quedé pegado a la pantalla.


El siguiente paso era averiguar quién cantaba -no conocía a nadie por el físico, y eso que el intérprete del protagonista de la ópera pasó a la historia reciente del Festival de Bayreuth por ser rechazado por culpa de unos tatuajes-, dónde cantaba y con qué director musical y escénico. Lo solucioné acudiendo a la página web del canal mezzo, fue entonces cuando me di cuenta que no había protagonista femenina, ni rastro de Marina en el cast, con lo que ya tenía claro que se optaba por la primerva versión. Mayo de 2012, Orquesta y Coros del Teatro Marrinsky, Valery Gergiev y Grahm Vick, Nikitin como Boris. Decidí quedarme a verlo.

Una producción atrevida la de Vick. La escena en la posada tiene lugar en un club nocturno, de esos de carretera que se anuncian con luces de neón.





Un Boris en el que el idiota, de cuello para arriba, recuerda la iconografía de Jesucristo, con barbita, pelo largo y una cinta negra en la frente que echándole imaginación podría pasar por la corona de espinas, camiseta de manga corta con la S de Superman, pantalones vaqueros y sandalias. Queda totalmente despegado de la escena e incluso del drama mismo, bueno, se podría pensar, es que es del pueblo, pero aún así y ahora veréis porque, es una cuestión climática . ¿Cómo es que va en manga corta mientras Boris  y familia, al salir de la catedral llevan abrigos y ushankas, los típicos gorros de piel rusos, si sus conciudadanos van todos abrigados? ¿Será un efecto buscado a propósito? Cuando, esposado, se acerca a la iglesia le dan con la puerta en las narices. Hay quien ha visto en él una mezcla entre un hipster bohemio y Yevgeny Chichvarkin, fundador de Evroset, una cadena rusa de tiendas de teléfonos móviles que yo hasta hoy no tenía el gusto de conocer.


El pueblo, mientras tanto, con cartones usados como pancartas había sido vapuleado por los antidisturbios, algunos no habían sobrevivido y permanecen en el suelo entre montones de basura.


El parlamento ruso  con cámaras de televisión, ocupado por militares y políticos trajeados, alguno habla a través del móvil. El ataque de Boris emitido en directo por la televisión, los reporteros son forzados a retirarse, luego, no se sabe por qué, reaparecen para filmar la muerte del prota. Y un depósito de coronas fúnebres es depositada sobre el "zar" antes incluso de que haya muerto.

 Se adapta muy bien Boris Godunov a la actualidad -crisis, manifestaciones, corrupción política-, el problema es que describe acontecimientos históricos y al concretar Vick la propuesta a un lugar y una época tan determinados termino por no encontrar ningún sentido ¿quién es Boris, quién es Chuiski y el infante asesinado?


Al final me quedo con la duda de si no es una puesta en escena que impacta por el contenido actual de las imágenes pero que peca de demasiado pretenciosa y, en el fondo, fácil, al no poder identificarse claramente con sucesos concretos de la Rusia actual; o quizás es que a mí me falta informacón y se me escapan muchas cosas. Sea como fuere parece que dramáticamente la versión de Vick funciona, pero igual el mérito es de Mussorgski. Va a ser que sí, que el mérito es de Mussorgski.

La prestación de los cuerpos estables del Teatro Mariinsky de San Petersburgo es extraordinaria y Valery Gergiev está en su salsa, este es su repertorio natural. El reparto era el siguiente: Yevgeny Nikitin (Boris Godunov), Yevgeny Akimov (Shuisky), Mikhail Kit (Pimen ), Sergei Semishkur (Grigori), Andrei Popov (El Idiota), Alexei Markov (Andrei Shchelkalov), Alexei Tanovitski (Varlaam).


Os dejo un vídeo promocional de la producción:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada