domingo, 10 de febrero de 2013

Año Wagner (2) - Wagner y la filosofía. Un libro.

Mi reciente -en realidad no tan reciente, olvidado interés, más bien- en el significado schopenhaueriano de Parsifal, asunto sobre el que ya escribía en una reciente maac-chorrada, me llevó a adquirir, un poco a ciegas -carecía de referencia alguna-, el libro de Bryan Magee sobre la relación entre Wagner y la filosofía de su época. En poco más de una semana pasaron por mis manos las casi cuatrocientas páginas de que consta -como ocurre con toda lectura precipitada y apasionada necesitará una segunda vuelta-, algo que me hubiera parecido impensable en un primer momento -sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de trabajo que he tenido durante este último mes-, y es que me había lanzado a  esta aventura filosófica con muchas ganas y poca fe, sospechaba que se me iba a hacer farragoso y tenía dudas sobre si realmente el tema terminaría interesándome. Hacía muchísimo tiempo que había dejado de lado el pensamiento del compositor, cuanto más vueltas daba a sus concepciones sobre la obra de arte e intentaba ponerlas en relación con sus óperas, más contradicciones encontraba y más confuso lo veía todo. Al final había optado por intentar disfrutar de su música y hacer caso omiso a todo tipo de interpretaciones o especulaciones sobre sus dramas musicales, aunque también es verdad que era inevitable plantearse algunas cuestiones o sentir la necesidad de encontrar respuesta a interrogantes que se iban presentando sobre la marcha. Los intentos que había hecho de leer a Schopenhauer, en cuanto era una fuente directa del conocimiento del pensamiento wagneriano de una etapa -la última- de su obra, habían sido infructuosos, me atascaba una y otra vez en las primeras páginas de sus obras, especialmente de El mundo como voluntad y representación. Con el libro de Magee me he dado cuenta de la importancia que tiene el momento en el que se concibe y se escribe el libreto de cada ópera -frecuentemente alejado del momento de la composición musical- a la hora de ponerlo en relación con la visión filosófica del compositor, puesto que ésta no fue inmutable, ni siquiera mostró una evolución "lógica", sino que llegó a experimentar variaciones esenciales. Esa es la principal virtud de Wagner y la Filosofía del británico Bryan Magee, un libro muy didáctico que parece escrito especialmente para los aficionados a la ópera interesados en la visión que del mundo tenía el compositor  -está plagado de referencias a los argumentos, incluso musicales- y en como intentó plasmar esa visión en su obra, primero con el objeto de cambiar el mundo -el arte como revolución- y después, bajo la influencia de Schopenhauer, con el de mostrar, según su parecer, que hay un mundo más allá del espacio y el tiempo, alejado de nuestras percepciones, que sólo podemos conocer a través de la experiencia musical (la música como manfiestación de la voluntad metafísica), entonces la función del arte será conseguir que el oyente pueda escapar hacia un mundo alternativo, situándose más allá de lo empírico. Por lo que en esta segunda fase se produce un giro no sólo en su pensamiento de Wagner sino también en su concepción de la función de la música en la ópera, que pasó de estar subordinada a la acción dramática en El Anillo a casi independizarse de ella, en el sentido de que la acción dramática comienza a manifestarse desde la misma música, en Parisfal, pasando de ser un medio de manifestación de la acción dramática a ser la misma acción dramática, pudiendo haber llegado, de vivir más años y según Magee, a la eliminación del texto en sus composiciones -esto no deja de ser una especulación-.

Magee hace un recorrido por la obra del compositor a través de los autores contemporáneos que le influyeron en cada momento, e incluso hace referencia a autores anteriores que son fundamentales para comprenderlos (Kant, Hegel). Comienza con su etapa de anarquista revolucionario, en el que entró en contacto con las doctrinas de Proudhon y Bakunin, al que conoció personalmente a través del activista socialista August Röckel, y como las ideas comunistas-anarquistas se abrieron paso en su obra y se manifestaron  en El Anillo del Nibelungo uniéndose a la doctrina de Feuerbach que propugnaba la liberación de la humanidad a través del amor. que, para éste, es lo único que da sentido a la vida y permite liberarse de la tiranía, la religión y las convenciones políticas y sociales. La pretensión fundamental de El Anillo sería poner de manifiesto qa la sociedad contemporáneas que el ejercicio y la búsqueda del poder son incompatibles con la capacidad de amar, y que es posible la existencia de un mundo en el que los seres humanos puedan vivir conforme asus instintos naturales sin necesitar del uso de la fuerza y del empleo de imposiciones que provengan del poder.

A continuación el autor analiza el cambio que experimentó a partir de 1850 tras de su pérdida de fe en la política como medio de cambiar el mundo  y del conocimiento en 1854 de los escritos de Schopenhauer -que tiene lugar cuando ya está escrito El Anillo y había compuesto la música para El Oro y La Walkiria-. y de la filosofía derivada de dos religiones orientales: el hinduismo y el budismo, y la visión de la vida como algo trágico: los auténticos valores están fuera del espacio y del tiempo, no pertenecen a este mundo, siendo la música la manifestación suprema del arte, puesto que nos pone en contacto con lo nóumenal -es la voz de la voluntad metafísica-, lo que no puede representarse porque no es figurativo  y la razón no puede comprender.



Tres óperas son las que Wagner concibió tras la lectura de Schopenhauer: Tristán e Isolda, Los maestros cantores y Parsifal. Magee se detiene en cada una de ellas para estudiar como las tres muestran cada una de las maneras en las que podemos entrar en contacto, según Schopenhauer, con lo noumenal: el sexo, el arte -la música- y el misticismo basado en la compasión y en la abnegación.

También se detiene a analizar la relación de Wagner con el cristianismo y con Nietzsche, al que conoció al final de su vida cuando ya había compuesto todas sus óperas excepto Parsifal, analizando también las causas de su distanciamiento. El libro termina con un apéndice dedicado a estudiar el antisemitismo de Wagner y su relación -o no relación- con el nazismo.

Ha sido ese libro que cae en las manos en el momento adecuado y me lo  he cepillado en un "tres i no res", es ideal para lectores y aficionados a la música que no están muy familiarizados con lecturas filosóficas y que han olvidado lo poco que de filosofía aprendieron en el bachillerato, sobre todo si tienen interés en no quedarse anclados en lo puramente epidérmico, invita a seguir profundizando en estos temas, al mismo tiempo ayuda a comprender un poco más la obra de ese genio de la música que fue Wagner, porque, por encima de todo, fue eso, un músico inmenso.

17 comentarios:

  1. La Filosofía, al igual que la obra de Wagner, admite diversas interpretaciones, de ahí se deriva su grandeza, que va más allá de lo meramente musical...es ilimitada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con decir que, para algunos, Parsifal es una ópera cristiana y, para otros, es atea. :-)

      Eliminar
  2. A veces pienso que a Wagner le otorgan más filosofía que la que le corresponde, pero me has convencido, si el libro es ameno y serio, me voy a acercar a este ladrillo. Aunque no sé si comenzar por un monográfico de Wagner puramente musical. Ay! la duda de la ignorante..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wagner, queramos o no, pretendió hacer filosofía con su música, para unos lo consiguió y para otros fue un magnífico operista, evidentemente entre ambas posturas hay grados. No sé el interés que tendrá para ti profundizar en el Wagner puramente musical, para mí tiene un interés relativo, no soy musicólogo, carezco de la formación adecuada y me interesa, en el campo musical, más el resultado que el camino que lleva a él. Todo depende de cómo sea el libro ¿Tienes alguno localizado?

      Eliminar
  3. Muy interesante. kalamar me regaló el de Bernard Shaw sobre el anillo ("El perfecto Wagneriano") con un estudio preliminar del que apenas entendí nada, pero lo que es el libro, muy interesante también, y además muy bien escrito y con bastante sorna a veces. Shaw hace una lectura socialista del anillo, del que rechaza el final porque no le cuadra, y la lectura que hace de cada personaje es realmente muy curiosa. Tengo notas para ir sacando algunas cosas, pero no acabo de animarme. En inglés está en la red

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo remotamente el libro de Shaw, hace mucho tiempo que lo leí, Magee lo cita en alguna ocasión pero es más partidario de una lectura anarco-socialista de la Tetralogía, y lo fundamenta en parte tirando de cronología.

      Eliminar
  4. Había visto el libro y el título me echó para atrás... pero leído cuanto escribes, creo que igual me animo.
    El de Shaw que menciona JL es altamente recomendable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magee no está muy de acuerdo con las lecturas marxistas de El Anillo, y lo fundamenta bastante bien, ya lo leerás si te animas.

      Eliminar
  5. llevo meses viendolo en una libreria pero pues es algo caro ahorita aqui en Mexico...De verdad lo vale entonces?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha aclarado bastante las cosas. Mira tu correo.

      Eliminar
  6. Molt interessant, però és una pena que el valencià es quede en el nom i tot siga en castellà. "El Palau de les Arts", "Els amics de l'òpera de la Comunitat Valenciana".... Em fa sentir malament. No trobe cao blog valencià en valencià que parle de música. A Catalunya això no passa. Es col.loca en la web els traductors Google que calguen i problema solucionat. Conec un blog musical escrit en català on entren de l'estranger. Som massa provincians i servils. De vergonya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno es libre de emplear el idioma que le da la gana, yo uso el castellano porque es el que han empleado mis padres, mis abuelos, mis bisabuelos, etc... Soy valenciano 100% y no tengo complejos. Háztelo mirar.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  7. No crec que siga per fer-s'ho mirar. Evidentment, cadascú pot fer servir la llengua que vulga, però després de dècades d'ensenayament del valencià i en valencià a mi també m'és dolorós comprovar que tot el que ix de València siga en castellà exclusivament. Com a valencià em fa sentir malament.

    El blog de música de Joaquim "In fernem Land" és en català. És el millor i més complet que conec i rep visites de l'estranger amb comentrios en italià o anglés, també en castellà. Això sí que és no tenir complexos,

    Per altra banda em sembla molt correcta la teua explicció del llibre. Magee és tota una garantia. Està especialitzat en la divulgació filosòfica, més o menys com Fernando Savater.

    Si no parlem i escribim en valencià acabarem sent una cosa diferent. No valencians.

    ResponderEliminar
  8. Pep, no comparto tu opinión, yo hablo y escribo en mi lengua natural, es en la que más cómodo me siento, la mía, y no veo por qué tengo la obligación de emplear otra distinta. Ten en cuenta que procedo de una zona de repoblación aragonesa y allí nunca se habló valenciano. Todo esto no quiere decir ni que no me guste, ni que no lo lea, ni que no me esfuerce por conocerlo. Si lo empleara resultaría artificial. El blog de Joaquim es excelente, no cabe duda, independientemente del idioma que emplee, él usa el suyo y me parece perfecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lamentable que uno, a estas alturas, tenga que dar explicaciones por el idioma que emplea.

      Eliminar
    2. Jo no t'he tirat res en cara. he dit que tot el món té dret a expressar-se con vulga. El que he dir és que com a valencià em fa mal que tot el que isca d'esta comunitat siga en castellà, i he fet la comparació amb Catalunya.

      També he dit que compartisc la teua opinió sobre el llibre de Magee. No veges mala intenció on no n'hi ha.

      Salut.

      Pep.

      Eliminar