martes, 18 de junio de 2013

ÓPERA DE BABEL - Ah, non mi ridestar (Werther) por Alfredo Kraus. Lecciones de canto.

Contaba Kraus. en una entrevista para RTVE, que la primera noticia que había tenido de Werther fue en el año 1948 o 1949, cuando estaba estudiando canto en Barcelona. En una reunión entre amigos en la que se cantaba, la mezzo Conchita Velázquez, tras haberlo escuchado, le dijo que se acordara de que su personaje ideal seria Werther  decía Kraus que entonces no tenía ni idea de que existía una ópera que se llamaba Werther. Llegó el año 1966 y lo debutó, por sugerencia de su maestra, Mercedes Llopart, en Piacenza (Italia),  entonces recordó lo que le había dicho Conchita Velázquez. Este personaje lo acompañaría a lo largo de toda su carrera, nunca lo abandonó.

En esos momentos iniciales Kraus cantaba las óperas francesas en italiano (Fausto, Los Pescadores de Perlas, Manon), puesto que entonces su carrera prácticamente se desarrollaba en Italia;  pero después, al ser demandado para cantar en otros teatros no italianos, se le exigió que las óperas se cantaran en el idioma original, con lo que tuvo que reaprender las óperas francesas, readaptando su técnica de canto a las peculiaridades sonoras del francés. Al final de esta etapa llegó Werther, que suponía un paso hacia un repertorio más lírico, lo cantó en italiano pero inmediatamente pasó a cantarlo en francés.

Yo siempre he pensado que, aunque sus creaciones francesas son, de alguna manera, insuperables (el tenor destacaba su debut de Werther en La Scala como uno de los acontecimientos más importantes de su carrera y, yo me atrevo a decir, de la historia del propio teatro, tal fue el delirio del público),  lo mejor de Kraus está en la ópera italiana, y es que la mayoría de su repertorio se basaba en ella. De Verdi sólo cantó tres óperas, la razón está en las características propias del repertorio verdiano, pero Kraus consiguió ser referencia en todos ellos: el duque de Rigoletto, Alfredo de La Traviata y Fenton de Falstaff, de los tres su preferido era Alfredo aunque el récord creo que lo tiene con el duque de Mantua; de Bellini sólo cantó en Sonnambula y Puritanos, también en ellos consiguió ser un modelo a seguir; de Donizetti, que escribió más para su tipo de voz, interpretó muchas: Lucia de Lammermoor, La hija del Regimiento, Don Pascuale, Favorita, Lucrecia Borgia, Linda de Chamonix, El elixir de amor... También hizo incursiones en el repertorio mozartiano de corte italiano, casi anecdóticas, el rol que más cantó fue el de Don Ottavio en Don Giovanni; mientras que Ferrando, en Così fan tutte, se lo aprendió exclusivamente para realizar una famosa grabación comercial para EMI bajo la batuta de Karl Böhm, hoy sigue siendo una de las grabaciones de referencia de la ópera, creo que sólo llegó a interpretar este papel una vez y en versión concierto, ni Don Ottavio, ni Ferrando, aunque nada fáciles, eran papeles de lucimiento para el tenor, los papeles mozartianos que a Kraus le hubiera gustado cantar, Tamino en La Flauta Mágica sobre todo, estaban escritos en alemán, un idioma, que Kraus, a pesar de su apellido, nunca llegó a dominar, al menos en cuanto al canto se refiere.

Afortunadamente nos han llegado testionio de algunas de aquellas óperas que cantó inicialmente en italiano, y como de eso va esta sección, de ópera cantada en idioma no original, vamos a escuchar un fragmento, se trata, ni más ni menos, que del debut del personaje en 1966 en Piacenza. Pienso que entonces Kraus miraba, quizás, demasiado a Schipa  y que con el tiempo conseguiría interpretaciones, algo menos líricas quizás, pero más sentidas y redondas, en todo caso es una cuestión de matiz. Ya veréis la reacción del público, no os cuento nada:


Vamos ahora dos años hacia adelante, se trata de un concierto en la RAI, y lo escuchamos, mejor grabado, en el mismo fragmento:


Volviendo a lo que decía más arriba sobre su repertorio "natural" (lo pongo entre comillas porque la técnica, que no el estilo. de canto de los tenores de la época en que se estrenaron estas óperas era bien distinta al empleado por Kraus), estamos en el mismo concierto en la RAI:

"A te o cara" de Los Puritanos:


"Una vergine, un angel di Dio" de La Favorita


Y terminamos con "Una furtiva lagrima" de Donizetti, grabada en una representación en el Met durante 1968, una ópera, L'elisir d'amore, por la que prácicamente no se le recuerda y un aria que favorece a timbres intrínsecamente hermosos, pero con la que Kraus consigue hacer que nos olvidemos las cuestiones tímbricas para gozar con el más puro canto:

5 comentarios:

  1. Gracias por alegrar el día.
    de vez en cuando viene bien recordar el ambiente de mediocridad comercial en el que actualmente nos movemos en todos los ámbitos de la vida incluída la música.

    ResponderEliminar
  2. La técnica de Kraus me lleva a pensar en la de Kunde...¿que piensas tú de esto?...aunque no conozco ningún tenor con una dicción tan perfecta tanto en italiano, como sobre todo en francés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pienso que Kunde es un seguidor confeso de Kraus, cantó con él, al parecer, bastante y no deja de mencionarlo cuando tiene la ocasión. Lo que tengo claro es que para él es un modelo a seguir.
      En francés, Kraus, poseía una dicción estupenda pero carecía de la naturalidad de otros cantantes, como Alagna, por ejemplo.

      Eliminar
  3. He tenido que dejar de leer en cuanto he activado el vídeo del estreno en Werther. Es tan enorme, tan hipnótico, que no puedo hacer otra cosa mientras le escucho. Droga de la buena.

    ResponderEliminar
  4. Indiscutible, Alfredo Kraus, es el mejor tenor de todos los tiempos, el color de su voz, su estampa, puesta en escena, lo hace único, e inigualable.
    Graciela.

    ResponderEliminar