domingo, 27 de noviembre de 2016

I vespri siciliani (13) - El aria de Procida y sus hermanas verdianas.

Asegura Gabriele Baldini que el aria del segundo acto de Las vísperas sicilianas, "O tu Palermo, terra adorata", a pesar de ser una de las pocas piezas de la ópera que se suele incluir por los bajos en sus programas de conciertos, tiene una estructura y un dramatismo convencionales, y que no debería incluirse, como algunas veces se hace, entre las grandes arias para bajo, a pesar de que tengan en comú con ellas  cierto heroísmo adornado, aquí y allá, con elementos de bravura. Lo mismo piensa Gino Roncaglia al apuntar el "corte antiguo" de este aria, mientras que Massimo Mila añade que "con toda su redonda melodiosidad y su sabio relleno instrumental, y con su vistosa vocalización final, es una típica aria de salida, destinada más a valorar al cantante que a esculpir el personaje" y luego dice: "Tiene más valor el sacasmo del brevísimo declamado de Monforte: "Adunque vanne! e inmmemore la mia clemenza oblia!" que toda un aria bien labrada como "O tu, Palermo", incluso si quisiéramos dejar patente la esquisitez armónica con que su sección central... pasa imperceptiblemente del tono de sol vemos al de fa mayor y viceversa, sin que se adviertan interrupciones en el curso de la melodía".

¿A qué arias se refería Baldini? Pues las vamos a repasar, empezaremos, eso sí, con la de la ópera en cuestión:



Seguimos por el aira de Silva en Ernani:



El padre Guardiano en La forza del destino:



Fiesco en Simon Boccanegra:



Y finalizamos con el aria de Felipe II en Don Carlos:



Una vez repasadas todas creo que hay que darle la razón a Baldini, pero igual el motivo no se debe tanto a defectos en O tu Palermo como a  las virtudes que tienen las otras arias;  además de que, dentro del abanico que abre I vespri siciliani, ópera de buena orfebrería pero, en muchos aspectos, carente de inspiración, esta seria una de sus arias más destacables y no deberíamos menospreciarla. Así que, por mi parte, lo dejo en un sí pero no.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada