domingo, 16 de marzo de 2008

Hoy sí es Domingo de Ramos

Ahora sí, esta vez no me anticipo, hoy es Domingo de Ramos. La semana pasada ya puse un fragmento de la Pasión de Brockes de Haendel, y hoy estaba dándole vueltas a la cabeza pensando qué iba a poner que no fueran las célebres pasiones de Bach -que me las reservo para más adelante- y buscando, recordé a Soeur Marie Keyrouz, tengo dos discos de ella bastante olvidados en la estantería, su voz es enigmática y muy hermosa, su canto sincero, primitivo, esencial pero también difícil para oídos no acostumbrados a la música de oriente, como lo son los míos. Lo que más me atrae de esta música es que con toda su sencillez transmite una gran profundidad y sensación de paz espiritual, independientemente de lo que expresan los textos.

Me dije: "¿No tendrá la Keyrouz algún canto dedicado al Domingo de Ramos?" Y sí, encontré uno, y es el que escucharemos. Pero antes vamos a decir algo de la intérprete.

Soeur Marie Keyrouz nació cerca de Baalbeck, en el Líbano, y pertenece a una congregación religiosa melquita, aunque su familia es de tradición maronita. Es fundadora del Instituto Internacional de Canto Sagrado de París y entre otros títulos académicos tiene el Doctorado en Musicología y Antropología Religiosa en la Sorbona, además es artista dedicada al canto.

Es intérprete tanto de música religiosa occidental antigua y clásica como de la que proviene de oriente próximo. Se ha especializado sobre todo en la búsqueda del canto tradicional cristiano durante sus primeros siglos de existencia. Ha grabado discos para Harmonia Mundi y ha tenido cierta repercusión en el mercado compuesto por un público especializado. Tiene su propio grupo: L'Ensemble de la Paix.

Su último disco acaba de aparecer en el mercado, un album doble dedicado a la Pasión de Cristo (desde el Domingo de Ramos hasta el de Resurrección) en los principales ritos (Arameo, Siriaco, Maronita, Bizantino, Melquita y Árabe) de las Iglesias Orientales durante los primeros siglos del cristianismo.

El fragmento seleccionado es muy cortito, pertenece a su disco dedicado a cánticos o himnos melquitas; se titula "Allahu-r-rabû dhahara lana". Y más o menos dice: El Señor es Dios, él se apareció ante nosotros. Organizad una fiesta y, plenos de alegría, vamos a loar a Cristo con palmas y ramos, cantando este himno: "Bendito el que viene en nombre del Señor, nuestro Salvador".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada