jueves, 29 de mayo de 2008

UN NIÑO CON ZAPATOS NUEVOS O DE COMO MAAC DESCUBRE A BRUCKNER

Anton Bruckner (1824-1896) fue un músico vienés que admiró sobre todo a dos compositores: Wagner y Beethoven. Tan convencido estaba de que no podía superar a éste que se negó a componer más de nueve sinfonías. En realidad fueron once: la primera no la quiso poner en su catálogo, la segunda fue numerada como Sinfonía cero, y la tercera como la número uno, y así sucesivamente hasta la novena. Tradicionalmente se le contrapone a Brahms. Monumental es el mejor adjetivo para la música de Bruckner, tanto en dimensiones como en densidad. No fue profeta en su tierra pero tampoco parece que en nuestro país tenga muchos adeptos.
Como Golaud me pedía -aunque sabe que este blog está dedicado a voces- que le dedicara una entrada a este compositor que estoy re-descubriendo, voy a hacerle caso y se la voy a dedicar. Pero poco puedo decir de él, apenas lo conozco, ya dije el otro día que había intentado escuchar sus tres Misas y estos días lo he vuelto a intentar, pero no, yo todavía no estoy preparado para esa música vocal tan sobredimensionada, lo siento. Lo intentaré más adelante porque actualmente no le concedo mucho margen, a los cinco minutos la quito. Quizás sea cuestión de escucharlas en una sala de concierto, de la que no puedes escapar fácilmente. No sé si eso sería masoquismo. Todo dependería del resultado.


Mucho más asequible me parece su música instrumental, esto es rarísimo en mí porque normalmente suele ocurrir al revés. Revisando en mi discoteca me he encontrado con que, tiempo atrás -por la fecha de la edición debe hacer unos ocho años-, ya había intentado, sin mucho éxito, acceder a su mundo sinfónico. Se trata de un doble compacto publicado por EMI con las Sinfonías 8 y 9 con la Staatskapelle de Dresde y dirección de Jochum. Menuda sorpresa cuando lo he encontrado, no sabía que yo tenía algo así. Después me he preguntado: ¿Y por qué Jochum y no otro? ¿Quién me lo recomendaría? Algo tendría que ver la edición a precio económico (Emi double forte).

Mi memoria me decía que Golaud, en un comentario del blog, me había recomendado escuchar el tercer movimiento de la novena, el Adagio -casi treinta minutos, ahí es nada- y me lo he puesto. La primera impresión ha sido buenísima, que música más bella, te encoje el corazón, me pareció muy cinematográfica -y no lo digo despectivamente-, pero cuidado, este Adagio hay que tenerlo muy lejos si se está en estado depresivo porque puede causar estragos.

No acababa de entender por qué Golaud me recomendaba escuchar ese movimiento y no otro. Y es que, al revisar su comentario, he comprobado que me he equivocado, que lo que me recomendaba era el Scherzo del segundo movimiento. Me ha dejado impresionado pero no he llegado a captar eso que he leído por ahí sobre el sufrimiento de las almas en el infierno, es cierto que le pega como banda sonora. Pero ¿Por qué?. Me encanta como retoma los temas, ese volver a empezar para extinguirse y volver a empezar. Precisamente es una de las cosas que más me impactaron el otro día al escuchar la séptima en el Palau de la Música.




Os dejo la novena por Celibidache, ya que tiene tantos seguidores por aquí.

Celibidache (RAI Turin 02.05.1969)

DESCARGAR

UNA CURIOSIDAD:

De esta sinfonía hay -por lo menos- dos grabaciones por Celibidache, una en Turín (1969) y otra en Munich (1995). Observad la diferencia de tiempo:

- Turín - 1969: Duración Total: 56:41 (23:17; 11:03: 22:18)
- Munich - 1995: Duración Total: 76:50 (32:26; 13:47; 30:37)

Y para finalizar unos documentos sobre Celibidache y la novena de Bruckner que he encontrado en Youtube:

Turin 1969


video

Munich 1995


video

5 comentarios:

  1. Hola Maac y demás lectores.
    Entiendo tus reticencias respecto a Bruckner dado lo especial de su producción musical. Para entenderla al menos someramente hay que tener en cuenta que Bruckner era organista y que su música orquestal intenta "emular" las sonoridades de este extraordinario instrumento.
    Su carácter era fuertemente germánico, tímido y retraido y además era muy religioso. Es por esto que su música parte de melodías sencillas, repetidas, ligeramente variadas y moduladas que van evolucionando. Para mí Bruckner es el germen de la musica "serial"
    Lo interesante en las interpretaciones de Bruckner es el especial hincapié que los directores deben tener en el tratamiento del color, los tiempos y las dinámicas debido a la ausencia de melodías conductoras y a lo "abstracto" del discurso musical. Actualmente no hay grandes directores Brucknerianos, pero Thielemann, Abbado, Harnoncourt, Barenboim o Boulez hacen lo que pueden. En el pasado estuvieron Los Celibidache, Jochum, Gunter Wand, Knapperstbusch, Klemperer y otros como Bernstein, Giulini y Karajan que dejaron registradas monumentales versiones de las obras.
    En DVD puedes encontrar casi todas las sinfonías magistralmente dirigidas por Gunter Wand, y una estupenda 8 con Boulez en la que fue "su" iglesia, la abadía de San Florian.

    Para terminar decir que mi favorita es la 4, denominada "romántica" que creo que es la más asequible.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué pronto me has hecho caso!. Sobre la interpretación del Scherzo de la novena, copio otra lectura que he encontrado, a ver si te convence más:

    http://aam.blogcindario.com/2007/07/00461-a-bruckner-sinfonia-n-9-en-re-menor-a-124-ii-scherzo.html

    Muy bueno el comentario de Keikobad, me ha encantado ver a Kna entre los directores escogidos. Hay que atreverse con su Bruckner.

    ResponderEliminar
  3. Este sería mi título si tuviera que resumir lo que has escrito:
    "De cómo Maac, redescubre la novena sinfonía de Bruckner gracias a Golaud"

    Que la vida es una casualidad, no cabe duda. Fíjate lo que me pasó a mi con la 9ª de Bruckner; hace unos cuantos años conocí a un profe de universidad que me hizo re-escuchar a Bruckner, como tú lo haces Maac ahora gracias a Golaud, y además esa misma sinfonía. Fue en una cena en mi casa que se transformó en una conferencia sobre la novena sinfonía. Era y supongo que sigue siéndolo un bruckneriano convencido. Me asombraron sus vastos y al mismo tiempo monográficos conocimientos musicales porque se circunscribían a una única sinfonía. Al día siguiente empece a re-escuchar a Bruckner si no monográficamente como él, si con auténtica fruición.

    Por qué la de Jochum? Pues por que es una de las de referencia, quizás de las mejores.

    Respecto a Celi, y a su especial "tempo" de interpretación es un Bruckner que emociona, supongo quizás tiene más de un rasgo de su personalidad en común con Bruckner, y se estableció esa conocida afinidad.

    Y no sigo, la vida es divertida sin duda y a veces se producen casualidad Maac, qué cosas

    ResponderEliminar
  4. Compruebo que tienes opinión propia Maac, criterio si lo quieres llamar asi; Saber lo que nos gusta, o no, y el porque ya es mucho. Parece que has disfrutado con el Bruckner sinfónico "descubriendo" su 9ª sinfonia.

    Golaud te ha dejado la curiosidad para acercarte de nuevo a Bruckner, y no has tardado nada en hacerlo.

    El Scherzo con esa especie "ritmo obstinato" es fántastico, Golaud, estoy de acuerdo.

    Keikobad has hecho un repaso fantástico de las versiones. Algunas no las conozco, la verdad eres como una enciclopedia

    Aunque si que tengo las de Celibidache las he re-escuchado, no puedo ocultar que este director me encanta, en fin...

    Buenas noches a todos

    ResponderEliminar
  5. Assai, pensaba que eras Anónimo, parece ser que no. Gracias a todos por vuestros comentarios, yo iré poco a poco, como le escuché decir una vez a Kraus en una entrevista: no hay que dar el paso más largo que la pierna.

    ResponderEliminar