lunes, 8 de diciembre de 2008

"Hamlet" (Ambroise Thomas) - Dessay ES Ophélie.

Nathalie Dessay
Dirección musical:Michel Plasson.
Dir. de escena: Nicolas Joël.
Théâtre du Châtelet du Paris, 2000.

«No puedo interpretar la locura porque yo no la conozco, no sé qué es. Yo lo que conozco es el sufrimiento. Y muchas capas de dolor hacen que éste se haga insoportable»
(Natalie Dessay)



video

OFELIA:
¡Amigos, permitidme que participe en vuestras diversiones! Nadie siguió mi rastro. Dejé el palacio con la primera luz del día. Con lágrimas nocturnas la tierra quedó humedecida, pero la alondra despertó antes del alba ¡y ahora vuela por el aire, ah!... ¡Vuela! Pero ¿por qué habláis tan bajo? ¿No me reconocéis? ¡Hamlet es mi esposo, y yo soy Ofelia!
Un dulce juramento nos ata. Él me dio su corazón a cambio del mío y si alguien os dice que él me rehuye, ¡no le creáis! Si os dicen que él me ha olvidado, ¡no lo creáis! ¡Hamlet es mi esposo, y yo, soy Ofelia! ¡Si él me engañara, me volvería loca! ¡Tomad mis flores! (A una joven) Toma esta humilde ramita de romero salvaje. ¡Ah!... ¡Ah!... (A otra) Para ti esta pervinca.¡Oh! ¡Ah!...

video

OFELIA:
¡Y ahora escuchad mi canción!
Pálida y rubia duerme bajo las profundas aguas, Willis, ¡la de la mirada de fuego! Que Dios proteja a quien por la noche se quede rezagado ¡junto a la orilla del lago azul! ¡Feliz está la esposa en brazos del esposo! Mi alma siente celos de una felicidad tan dulce. Ninfa de mirada de fuego, ¡ay, duermes bajo las azules aguas! ¡Oh! ¡Ah! ¡Ah!... ¡La, la, la! ¡La, la, la! ¡Ah!... etc.
La sirena surgió y lo arrastró al fondo del sosegado lago azul. El aire se cubrió con un velo. ¡Adiós, blanca estrella! ¡Adiós cielo, adiós dulce amigo! ¡Feliz está la esposa en los brazos del esposo! Mi alma siente celos de una felicidad tan dulce. Bajo la olas adormecidas ¡oh! ¡Por siempre, adiós, mi dulce amigo! ¡Oh!... ¡Ah!... ¡Ah!... ¡La, la, la, la! Etc. ¡Oh, querido esposo! ¡Querido amante! ¡Oh!... ¡Ah!... ¡Ah!... ¡Dulzuras íntimas ! ¡Tiernos juramentos! ¡Felicidad suprema! ¡Oh, cruel! ¡Te amo! ¡Oh!... ¡Ah!... ¡Ah!... ¡Oh, cruel, mira mis lágrimas! ¡Oh! ¡Por ti muero! ¡Oh!... ¡Ah!... ¡Ah!... ¡Muero!


video

CORO:
¡Ha perdido la razón!
OFELIA:
¡Ahí está! ¡Creo que la puedo oír! ¡Blanca Willis! ¡Ninfa de las aguas! ¡Oh, ocúltame entre tus cañas!
(Se inclina al borde del agua, asiéndose con una mano a una rama de sauce mientras que con la otra aparta las cañas)
Duda de la luz, duda del sol, ¡pero jamás de mi amor! ¡Jamás! ¡Ah!... ¡Ah!...
(se sumerge y vemos como su vestido blanco
es arrastrado por la corriente)


Traducción obtenida en la página de Eduardo Almagro
Traducido por Jean Paul García, 2006.

"La ópera es una expresión teatral, y si no quieres asumir su condición teatral, lo mejor es hacer otras cosas... La ópera es teatro y en ella la música está al servicio de la expresión teatral. Puedes cantar recitales o dar conciertos, pero si haces ópera, debes interpretar un personaje e intentar ser lo más veraz posible... El aspecto físico, la palabra, el virtuosismo vocal, todo debe buscar la expresión teatral, sólo así el canto cobra su verdadero sentido. El canto trasciende todas las emociones, tiene una dimensión mágica, cuando canto siento como si el alma del personaje saliera por mi boca... Adoro los ensayos, me encanta participar en la construcción de un espectáculo desde el principio y ello exige tiempo. Por eso sólo acepto nuevas producciones o reposiciones con el mismo equipo artístico del estreno; si no es así, no me interesa. Antes de aceptar un contrato, quiero saber el nombre del director de escena y de mi pareja en la escena, sea tenor o barítono, depende de la obra. No es que no me importe el director de orquesta, pero el trabajo musical, siendo importante, no determina la concepción del espectáculo... En la ópera debes contar una historia, y en esa labor quien manda es el director de escena. Me gustan las lecturas controvertidas y audaces que ayudan a comprender la trama, pero lo que no acepto son los trucos inventados para levantar polémica... Los actores se mezclan más con el personaje, pero los cantantes lo tenemos más fácil para desconectar porque cantar es antinatural, y eso impide que te identifiques con el personaje. Cuando cae el telón, no tardo ni un segundo en volver a ser yo misma... Hay cantantes que se pasan toda la carrera haciendo los mismos personajes, y lo respeto, pero yo no podría hacerlo... El problema de la ópera francesa es que exige una dicción impecable. Creo que no hay nada comparable a la comodidad que tienes al cantar en tu lengua materna. Canto bien en alemán y en italiano, pero, por ejemplo, aunque hablo inglés, no canto en ese idioma, siento que no puedo dar los matices y acentos con la perfección necesaria"
(Natalie Dessay)


Y ahora en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona en octubre del año 2003, una producción de la Ópera de Ginebra, con dirección escénica de Patrice Caurier y Moshe Leiser y musical de Bertrand de Billy, era el debut escénico, que no musical, de Dessay en el Liceu:




Y ahora Eglise Gutiérrez, no es equiparable en lo dramático pero es que con esa carita me tiene loquito "perdio":



Y es que, Eglise, más que Ophélie es Amina:




No hay comentarios:

Publicar un comentario