sábado, 17 de enero de 2009

Gedda - Una lección de dicción y articulación

Hoy, para levantar el ánimo tras una semana que ha sido horrible, no pienso ponerme muy trascendente, así que comienzo con una canción liviana de contenido pero de considerable dificultad para un tenor de nacionalidad sueca. Se trata de Granada, del mexicano Agustín Lara -cuyo nombre completo es largo como pocos: Ángel Agustín María Carlos Fausto Mariano Alfonso del Sagrado Corazón Lara y Aguirre del Pino; ¿alguien da más?-. No es la de Gedda la versión de referencia; no es perfecta, tiene mínimos fallos en la dicción -entendida como manera de pronunciar-, "heco" por "hecho" el más llamativo - y tiene la suerte de que hasta le queda poético: mi cantar, eco de fantasía, sin embargo respecto a la articulación es otra cosa, me atrevería a decir que es casi perfecta. Y ahí es donde quería llegar. No es lo mismo articulación que dicción. Gedda, independientemente de su técnica de canto, que no era moco de pavo, puede considerarse uno de los tenores de dicción más clara y técnica de articulación más sólida que ha conocido la historia de la música grabada, lo mismo le daba al italiano, al francés, al ruso, al alemán o, si se terciaba, al castellano. Y aquí tenemos varios ejemplos.



Ahora cantando en alemán una canción que forma parte de la banda sonora de la película Ich küsse Ihre Hand, Madame (1928) de Robert Land , que estaba protagonizada por Marlene Dietrich y en la que la canción del mismo título, compuesta por Fritz Rotter, era cantada en la película por Richard Tauber.



Cantando "Tiritomba", canción tradicional italiana:



Una animada canción tradicional rusa con acompañamiento coral:



Un dúo en sueco -Duellanterna, me parece que traducido es El duelo- del, para mí, desconocidísimo Isidor Dannström (1812-1897), acompañado del barítono Rolf Leanderson, parece divertido pero no teno ni idea de la letra, una pena porque parece que promete, y no sé por qué pero cuando la escucho, en su comienzo, me ronda por la cabeza la ópera Esponsales en el Monasterio, después todo parece más rossiniano:


Una canción irlandesa con arreglos de Britten: Down by the Salley gardens



Y para terminar y quedarnos totalmente relajados una nana en francés de la ópera Jocelyn (1888) de Benjamin Godard:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada