viernes, 4 de diciembre de 2009

Liguilla en Wartburg (28)

A veces hay resultados que te sorprenden, de toda la liguilla el de hoy es el que más lo ha hecho, en la primera eliminatoria la 39 pasó que parecía que le perdonábamos la vida, Joaquim decía "ninguna merece pasar", Assai que no le gustaba la voz por entubamientos en determinados momentos, Dandini que la votaba "pese a sus defectos" y Barbebleue que era "la menos mala" de las tres. Pues bien, en la segunda fase se ha cargado a dos pesos pesados.

Tenemos eliminadas a dos sopranos que han cantado en Bayreuth, la ganadora, Cantante 39 (8 VOTOS), también lo ha hecho, pero de las tres sólo una ha sido Elisabeth allí.






Una de ellas no cantó nunca el personaje de Elisabeth en la Verde Colina, pero sí los de Sieglinde, Kundry y la Tercera Norna. Se trata de RÉGINE CRESPIN (1927-2007), participaba bajo el número 45 y ha obtenido 6 VOTOS, conocida como "el cañón francés" por los técnicos de DECCA, sus medios vocales eran tan impresionantes que parece que tenían problemas para captarlos con los micrófonos. Su timbre era, además de personalísimo, muy amplio, cálido y hermoso, en sus interpretaciones sabía dar con la medida justa para no cargar las tintas ni resultar inexpresiva, esto, unido a la claridad de su dicción hacían de ella una gran fraseadora. A partir de principios de los setenta comenzó a asumir roles de mezzosoprano, y es que sus agudos resultaban tirantes, lo que con el tiempo no hizo más que agravarse. Crespin debutó en 1949-1950 intepretando el papel de Elsa de "Lohengrin", en 1957 participó en el estreno francés de "Diálogos de Carmelitas". Ese año, por mediación de Cluytens, fue llamada por Wieland Wagner para una audición, y contratada para cantar Kundry al año siguiente sin haber cantando nunca un personaje wagneriano en alemán. Tres fueron las Kundrys de Crespin en Bayreuth, no lo hizo mal, dicen que su alemán era perfecto -se casó con su profesor- y repitió el personaje en 1959 y 1960. Según Knappertsbusch, Crespin era la mejor Kundry que él había dirigido nunca. En el Festival de 1961 interpretó también con gran éxito el rol de Sieglinde. De Bayreuth saltó al Met, allí debutó la Mariscala en "El caballero de la rosa", le siguieron Lohengrin, "El Holandés Errante", "La Walkyria", "Tosca", "Un ballo in masquera", "Werther", "Los cuentos de Hoffmann" y "Carmen". En otros teatros también cantó, además de Elisabeth de "Tannhäuser", "Fidelio", "Ariadne auf Naxos", "Les Troyens", "Cavalleria rusticana". Otro teatro que visitó con mucha frecuencia y en el que se le adoraba era el Colón de Buenos Aires, allí hizo doblete en "Les Troyens" (Casandra y Dido) e interpretó además "Pénélope" de Fauré, "Iphigénie en Tauride" y en Salzburgo   -y después en los estudios de DG- fue elegida por Karajan para cantar una Brünnhilde que no tuvo mucho éxito pero que hoy algunos reivindican.





La otra eliminada -se ha quedado a las puertas- sí que cantó Elisabeth en Bayreuth y coincidió con Crespin cuando ésta cantaba Sieglinde. Se trata de VICTORIA DE LOS ÁNGELES (1923-2005), que participaba con el número 42 y ha obtenido 7 VOTOS, la única cantante española que ha cantado en el Festival de Bayreuth, y precisamente interpretando Elisabeth de "Tannhäuser" en 1961 y 1962 bajo la dirección de Sawallisch. Todos la conocéis, músicalidad, buen gusto -respeto por la partitura-, dicción perfecta, técnica, capacidad para colorear y matizar cada frase y un timbre puro -bellísimo en la zona media y grave-, son marca de la casa. Era, ante todo, un músico y eso es lo que le permitió, con merma de sus condiciones vocales, continuar su carrera como recitalista hasta casi el final de su vida sin llegar nunca a dar una imagen patética. Saltó a la fama, después de ganar el concurso de canto de Ginebra en 1947, cuando la BBC la contrata en 1948 para interpretar por TV el personaje de Salud en "La vida breve" de Falla. Fue entonces cuando EMI puso los ojos en ella y le ofreció un contrato. En unos pocos años había visitado los principales teatros de ópera del mundo. Su repertorio era amplísimo y ningún idioma se le resistió, conquistó a los alemanes cantando Wagner, incluso se atrevió con el lied; los franceses la adoran como intérprete de Manon, Charlotte o Carmen -en disco- y también de mélodies; Heitor Villa-Lobos la eligió para grabar sus Bachianas; en el repertorio italiano dejó huella imborrable en personajes como Mimì, Cio-Cio-San, Suor Angelica o Amelia (Simon Boccanegra) o Desdemona, en sus recitales siempre había ese trocito de canciones españolas, y aquí hizo verdaderamente una labor encomiable, consiguió que EMI grabara discos dedicados íntegramente al repertorio español (Falla, Granados, Turina, canciones tradicionales, canciones sefarditas, Mompou, Toldrá, Rodrigo, Montsalvatge, Guridi, Halfter, Nin, autores españoles de la Edad Media y del Renacimiento, etc.).

Pasamos a las tres siguientes:

Cantante 46

Cantante 51

Cantante 54

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada