sábado, 6 de marzo de 2010

Edmond Clément

Tengo varias series de entradas bastante olvidadas, una de ellas era la que estaba dedicando al canto francés, hoy añado un nuevo capítulo para escuchar a Edmond Clément, un tenor francés que estuvo en activo desde el último cuarto del siglo XIX hasta finales de los años veinte del XX.


Aria: "Vainement ma bien aimée" de Le Roi d'Ys de Edouard Lalo.

Edmond Clément, fue un tenor lírico de la escuela francesa, nació en París el 28 de marzo de 1867 y falleció en Niza el 24 de febrero de 1968. Estudió en el Conservatorio de París, donde fue alumno de Victor Warot (1834-1906), un prestigioso tenor belga que cantó sobre todo en la Ópera de París y en La Monnaie hasta su retirada en 1888.

Clément debutó en la Opéra-Comique en 1889 como Vicent en "Mireille", allí siguió como primer tenor hasta 1909 interpretando roles como los de Don Ottavio, Tamino, Almaviva, Georges Brown ("La dame blanche"), Fra Diavolo, Gérald ("Lakmé"), des Grieux, Werther y Hoffmann.

Estrenó las siguientes óperas, siempre en la Opéra-Comique: "L’Attaque du Moulin" (1893) de Bruneau, "Phryné" (1893) de Saint-Saëns, "Le Flibustier"(1894) de Cui, "La Vivandière"(1895) de Godard, Xavière (1895) de Dubois, "L’île du rêve" (1898) de Hahn, "Le Juif polonais" (1900) de Erlanger, "Hélène" (1904) de Saint-Saëns, "La Cabrera" (1905) de Dupont, y "La Reine Fiammette" (1908) de Vidal. Participó en el estreno parisino de "Falstaff" y "Madama Butterfly".

Pero no cantó sólo en París, lo hizo también en Bruselas, Monte Carlo, Madrid y Londres; sin embargo, no cantó nunca en el Covent Garden, sí en el Met durante la temporada 1909-1910 (Werther, Des Grieux, Fra Diabolo y Fenton), pero allí reinaba Caruso y lo que estaba de moda era el repertorio italiano, mejor suerte corrió en Boston, donde cantó desde 1911 hasta 1913. La irrupción de la Primera Guerra Mundial le hizo regresar a Francia para ingresar en el ejército. Terminada la Guerra volvería a América a principios de los años veinte. Su último recital tuvo lugar a la edad de 60 años en 1927, falleciendo al año siguiente en Niza.

Se caracterizaba, además de por el empleo de una técnica de emisión mixta propia de la escuela francesa, por su rigor estilístico, ejemplar dicción y elegante fraseo, pero no tenía una voz y extensión remarcables, por el contrario el timbre era muy bello. Fue uno de los grandes Hoffmans, Roméos y Don Josés de su época.

Os dejo una selección de arias: "En fermant les yeux" de Manon (Massenet), "Berger légère" de Werkelin, "Berceuse" de Jocelyn (Godard) y "Vainement ma bien aimée" de Le Roi d'Ys:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada