sábado, 13 de marzo de 2010

Lo oirán los pueblos y temblarán



Hoy se trata de un coro de "Israel en Egipto" (Israel in Egypt) HWV 54, un oratorio de G.F. Haendel cuyo texto, extraído del Antiguo Testamento, se atribuye a Charles Jennens. Fue compuesto en 1738 y estrenado en Londres (King's Theatre Haymarket) el 4 de abril de 1739, el resultado fue un rotundo fracaso. Entre la veintena de oratorios que compuso ocupa cronológicamente el quinto lugar. Tiene algo en común con el oratorio más famoso del compositor, "El Mesías": la utilización de fragmentos tomados directamente del texto biblíco, con escasas modificaciones. No creo que haya quien dude que Haendel es uno de los grandes compositores barrocos de música coral pero, por si acaso, puede escuchar el fragmento propuesto y reflexionar; es más, yo creo que en todo el barroco sólo Bach se situó al mismo nivel, no seré yo quien elija entre ambos aunque la pasión siempre inclina la balanza hacia Haendel. En casi todos los textos en los que se habla de Bach con cierta profundidad, tarde o temprano, termina apareciendo Haendel, incluso he encontrado alguno que le dedica un apartado especial a la comparación entre ambos, cosa que puede ser interesante, no digo que no, pero también tiene su componente absurdo, es como si nos estuvieran diciendo que tenemos que elegir entre uno u otro cuando son totalmente compatibles, es más, por el grueso del repertorio al que cada uno se dedicó podríamos concluir fácilmente diciendo que son complementarios. Al final, termino cayendo en el mismo defecto que denuncio y como el objetivo de esta entrada no era poner en relación ambos compositores mejor lo dejamos aquí.

Voy a proponer dos versiones del coro "The people shall hear", la de David Hill con The Bach Choir y The English Concert por un lado, y la de John Eliot Gardiner con el Monteverdi Choir y los English Baroque Soloists por otro, yo ahora mismo me quedaría con la primera porque me parece mucho más fluida en conjunto pero tengo dudas porque la claridad de la articulación del Monteverdi Choir y su empaste es impresionarme, además también tiene otra virtud, que Gardiner es más solemne y juega mucho más con las dinámicas consiguiendo mayor carga expresiva.



The people shall hear, and be afraid: sorrow shall take
hold on them: all the inhabitants of Canaan shall melt
away: by the greatness of Thy arm they shall be as still
as a stone; till Thy people pass over, O Lord, which
Thou hast purchased.
(Exodus XV: 14, 15, 16)

Las gentes nos oirán y temerán; la congoja
se apoderará de ellas; los habitantes de
Canaán se confundirán por la grandeza de tu
brazo. Enmudecerán como piedras hasta
que pase tu pueblo, Señor, al que redimiste.

(Éxodo XV: 14, 15, 16)



Soy incapaz de resistir la tentación de poner uno de los momentos que más me gustan del oratorio, se trata del final, que consta de una intervención del coro ("The Lord shall reign") a la que sigue un recitativo del tenor ("For the horse of Pharaoh"), la repetición del coro ("The Lord shall reign", nuevo recitativo del tenor ("And Miriam the prophetess") y termina con una intervención de la soprano y un brillante coro ("Sing ye to de Lord"). No podría Haendel haber finalizado mejor el oratorio. Lo escucharemos por Gardiner.



27a. Chorus
The Lord shall reign for ever and ever.

(Exodus XV: 18)

28. Recitative (Tenor)
For the horse of Pharaoh went in with his chariots and
with his horsemen into the sea, and the Lord brought
again the waters of the sea upon them; but the children
of Israel went on dry land in the midst of the sea.

(Exodus XV: 19)

27b. Double Chorus
The Lord shall reign for ever and ever.

(Exodus XV: 18)

29. Recitative (Tenor)
And Miriam the prophetess, the sister of Aaron, took a
timbres in her hand; and all the women went out after
her with timbre's and with dances. And Miriam
answered them:

(Exodus XV: 20, 21)

30. Soprano (Solo and Chorus)
Sing ye to the Lord, for He hath triumphed gloriously;
the horse and his rider hath He thrown into the sea.

(Exodus XV: 21)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada