sábado, 13 de marzo de 2010

Un adiós a la vida.


La primera ópera que compuso Charles Gounod fue "Sapho" sobre un libreto de Émile Augier, el papel protagonista en el estreno, que tuvo lugar en París el 16 de abril de 1851, lo encarnó Pauline Viardot, no obtuvo mucho éxito y sufrió una revisión volviéndose a estrenar en 1884 también en París.
La acción tiene lugar en el siglo VI antes de Cristo, en los Juegos Olímpicos y en la isla de Lesbos. La historia, un triángulo amoroso, está basada en la leyenda de la poetisa griega que da título a la obra y es la siguiente:

- Sapho gana el concurso de canto que precede a los Juegos Olímpicos enfrentándose a un contrincante de mucho prestigio, el poeta Alcée.

- Phaon, amante de Glycère, conmovido por los versos y el canto de Sapho, se enamora de ella.

- En Lesbos reina Pithéas, un tirano. Phaon es el jefe de una conspiración para restaurar la libertad.

- Glycère, que sabe del amor entre Phaon y Sapho, amenaza a la poetisa con delatar a Phaon si ésta no renuncia a él.

- Sapho acepta para salvar a Phaon, quien decepcionado, regresa junto a Clycère y se dispone a huir con ella.

- Sapho perdona a Phaon, que ignora su sacrificio, y decide, siguiendo la tradición de los amantes no correspondidos, suicidarse lanzándose al mar desde una roca. Antes de hacerlo entorna una inspirada aria: "Où suis je?... Ô ma lyre immortelle":

Recitativo: "¿Dónde estoy? Ah, sí, ya me acuerdo, todo lo que me unía a la vida se ha roto; no me queda sino la noche eterna para descansar mi corazón agotado por el dolor". Entonces toma la lira y entona el aria: "¡Oh, lira mía inmortal, que en mis tristes días, fiel a todos mis males, me has dado siempre consuelo! En vano tu dulce murmullo quiere ayudarme a sufrir; no, tu no puedes curar mi última herida:¡mi herida se halla en el corazón! ¡Sólo con la muerte terminará mi dolor! Adiós, antorcha del mundo, baja al seno de las olas; ¡y yo me sumergiré bajo las aguas en un reposo eterno! El día que va a amanecer, Phaon, lucirá para ti: pero, sin pensar en mí, volverás a ver la aurora... Ábrete, abismo amargo, ¡voy a dormir para siempre en el mar!". Sapho sube hacia el acantilado que se ve en escena y entona las últimas frases de la ópera: "Ábrete, abismo amargo, ¡voy a dormir para siempre en el mar!". Se arroja y cae el telón.


Escuchamos el aria por Regine Crespin, nobleza y lirismo.



Où suis-je? Ah! oui... je me rappelle...
Tout ce qui m'attachait à la vie est brisé
Il ne me reste plus que la nuit éternelle,
Pour reposer mon cœur, de douleur épuisé.

O ma lyre immortelle
Qui dans les tristes jours
A tous mes maux fidèle
Les consolais toujours

En vain ton doux murmure
Veut m'aider à souffrir
Non, tu ne peux guérir
Ma dernière blessure

Ma blessure est au cœur
Seul le trépas peut finir ma douleur ma douleur

Adieu flambeau du monde
Descends au sein des flots
Moi, je descends sous l'onde
Dans l'Eternel repos

Le jour qui doit éclore
Phaon, luira pour toi
Mais sans penser à moi
Tu reverras l'aurore

Ouvre-toi, gouffre amer
Je vais dormir pour toujours dans la mer, dans la mer
Ouvre-toi, gouffre amer,
Ouvre-toi! je vais dormir pour toujours dans la mer!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada