miércoles, 22 de febrero de 2012

Brahms - "NOSTALGIA" - Bonito lied, penosa letra (rozando la maac-chorrada)


Este es uno de los lieder que me han decepcionado, y la decepción tiene su causa en el significado de lo escrito por Klaus Joseph Groth (1807-1899) en su poema "Heimweh" (Nostalgia), un texto escapista que mira hacia atrás anhelando la infancia. Es muy romántico, eso sí, es lo que toca. Confieso que no va conmigo el "no saber nada, no ahelar nada, sólo soñar dulcemente. No ver el cambio de los tiempos", hay que ser un poco más comprometido con el tiempo que nos ha tocado vivir o con las circunstancias en las que la vida nos ha situado, saber, anhelar, y también soñar, como dice el poema de Groth, pero sin evadirse. Con estos mimbres Johannes Brahms compone un lied al que musicalmente no le podemos poner reparos, es interpretado magníficamente por la voz de Elly Ameling y el piano de Dalton Baldwin , a veces uno agradece no entender el alemán, no hay mal que por bien no venga, claro que si me dan a elegir preferiría entenderlo.


Os dejo el texto en alemán y la traducción que se ofrece en www.kareol.es:

O wüßt ich doch den weg zurück,
Den lieben Weg zum Kinderland!
O warum sucht'ich nach dem Glück
Und ließ der Mutter Hand?

O wie mich sehnet auszuruh'n,
Von keinen Streben aufgeweckt,
Die müden Augen zuzutun,
Von Liebe sanft bedeckt!

Und nichts zu forschen, nichts zu späh'n,
Und nur zu träumen leicht und lind;
Der Zeiten Wandel nicht zu seh'n
Zum zweiten Mal ein Kind!

O zeigt mir doch den Weg zurück,
Den lieben Weg zum Kinderland!
Vergebens such ich nach dem Glück,
Ringsum ist öder Strand!

*****

¡Oh, si yo supiera el camino de regreso!
¡El añorado camino hacia la infancia!
¡Oh! ¿Por qué buscando la dicha,
abandoné las manos de mi madre?


¡Oh, cómo anhelo descansar
y no ser despertado por ningún afán!
Cerrar los ojos cansados,
¡envueltos dulcemente en amor!


No saber nada, no anhelar nada,
sólo soñar dulcemente.
No ver el cambio de los tiempos.
¡Ser un niño por segunda vez!


¡Oh, muéstrame el camino de regreso!
¡El añorado camino hacia la infancia!
En vano busco la dicha,
pero a mi alrededor, ¡veo la nada!

Y como el texto, o la traducción, que nunca se sabe en estos casos porque uno no conoce el alemán, no me gusta, he decidido que yo voy a seguir a partir de ahora el lied en el texto alemán pero aplicando la traducción del texto que a mí me gusta, o ni siquiera eso,  el que yo pude haber imaginado antes de acudir a su traducción (imaginado más o menos el significado, no la composición en sí), un texto curioso porque parece que la nostalgia debe hacer referencia al pasado y no al futuro:

NOSTALGIA

Al fin nos hallaremos. Las temblorosas manos
apretarán, suaves, la dicha conseguida,
por un sendero solo, muy lejos de los vanos
cuidados que ahora inquietan la fe de nuestra vida.

Las ramas de los sauces mojados y amarillos
nos rozarán las frentes. En la arena perlada,
verbenas llenas de agua, de cálices sencillos,
ornarán la indolente paz de nuestra pisada.

Mi brazo rodeará tu mimosa cintura,
tú dejarás caer en mi hombro tu cabeza,
¡y el ideal vendrá entre la tarde pura,
a envolver nuestro amor en su eterna belleza!

Juan Ramón Jiménez.

Sólo hay un problema, y es que el poema de JRJ, ahora que conozco el verdadero significado del lied de Brahms tampoco me vale, no me lo creo, además es que no sé por qué se me antoja que la música que lo tendría que acompañar debería ser de Richard Strauss y no de Brahms, así que me siento más viudo que nostálgico.

7 comentarios:

  1. JA, JA... tienes un imperativo categórico como un trolebús, pero ya ves para que sirven las letras, con lo bonitos que son los sentimientos abstractos, que manía :-) El lied, precioso aunque dijera la la la.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y eso de tener un imperativo categórico como un pino es bueno o es malo?

    ResponderEliminar
  3. Bueno o malo ya es un poco categórico... no sé, pero un poco pesado, seguro. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué ha pasado con los japoneses y Bach?

      Eliminar
    2. Que se habían desbocado. Ahora ya han salido

      Eliminar
  4. Maac, perdona pero creo que te tomas el poema demasiado en serio, casi como si te enfadaras con quien siente nostalgia de la inocencia y la inconsciencia, o así lo interpreto yo. Donde tu ves evasión yo, tal vez también la veo, pero la entiendo. Es hermoso ser niño...a veces. El lied, precioso.

    ResponderEliminar
  5. No te digo que no, Glòria, puede que tengas razón; sin embargo, conforme más lo leo más rechazo me produce, se puede añorar la infancia, todos alguna vez la hemos añorado, pero no hasta las máximas consecuencias, desear volver a los brazos de la madre me parece excesivo.

    ResponderEliminar