lunes, 17 de diciembre de 2012

ARIAS FAVORITAS - Choeur et déploration de Telaïre ("Castor et Pollux" de Rameau)

  

Según la tragedia lírica escrita por Perre-Joseph Gentil-Bernard para la ópera de Rameau Castor et Pollux, Pollux era hijo de Leda, princesa de Esparta, y de Júpiter (Zeus), mientras que su hermano Castor era hijo de Tíndaro, rey de Esparta. Uno de los dos héroes era por lo tanto un semidios y tenía derecho a la inmortalidad mientras que el otro era un ser humano y no tenía más remedio que seguir su propia suerte. Ambos estaban enamorados de la misma muchacha, la pincesa Télaïre, pero ella solo estaba enamorada de Castor. Castor morirá en la batalla contra el rey  Linceo (Lyncée) y será vengado por Pollux, quien, ante las súplicas de Télaïre y a pesar de estar enamorado de ella, descenderá a los infiernos para sustituirlo. Al final ambos hermanos compartirán la inmortalidad formando la constelación de Géminis. La ópera termina con un ballet que reúne a los Dioses, las estrellas y los planetas.



Tras el Prólogo, cuando comienza la ópera propiamente dicha, estamos ante la tumba de Castor, allí también está la princesa Telaïre, con su amiga Phébé, lamentándose por la pérdida del amado. Su patética intervención  "Tristes apprêts, pâles flambeaux..." es sin lugar a dudas una de las cumbres de la historia de la ópera; por no salir del barroco, considero que está a la altura del Lamento de Dido de Purcell  o del de Ariana de Monteverdi. Nunca la sensación de abandono y desolación de una protagonista se ha expresado de forma tan hermosa y conmovedora en la ópera francesa. Se trata de un aria da capo (A-B-A): "Tristes apprêts, pâles flambeaux... Toi, qui vois mon cœur éperdu... Tristes apprêts, pâles flambeaux..."

El lamento de Telaïre está precedido por una intervención del coro, "Que tout gemisse", en la que el pueblo espartano también se lamenta por la pérdida del héroe, este coro tampoco conviene perdérselo.


Anna Maria Panzarella (Telaïre). Les Talens Lyriques. Chorus of De Nederlandse Opera. Dir.: Christophe Rousset. La dirección escénica es de Pierre Audi.



Si os habéis fijado habréis comprobado que laa que compartía escena con Telaïre era Veronique Gens, aquí interpretaba Phébé, ella también es una extraordinaria intérprete de Tristes apprêts:



19 comentarios :

  1. Estas bellezas barrocas (me refiero a las arias, claro) ganan mucho con las puestas en escena modernas. Al estatismo propio de las operas barrocas, se les da un vuelco y se intensifican con propuestas teatrales mucho más sugerentes acorde con los gustos actuales...como tú dices esta aria es hermosa y conmovedora...todo un descubrimiento.

    ResponderEliminar
  2. Siempre es un placer hacer descubrir cosas nuevas. Por cierto, vaya manera más sutil de meterte con estas señoras... barrocas :-)

    ResponderEliminar
  3. El coro me ha parecido sensacional, más a la altura de Purcell que el Lamento

    ResponderEliminar
  4. Entonces el Lamento, por lo que dices, no está a la altura de Purcell o no lo está tanto como el coro. Para mi gusto Rameau está a una altura superior a la de Purcell, o quizás no. No lo sé.
    :-) Si te fijas en este fragmento está ya Gluck y está también Berlioz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he vuelto a escuchar, y es realmente emocionante,pero creo que la señora o señorita Panzarella (!) tiene mucho que ver. Melódicamente me parece a años luz del de Dido, entre otras cosas porque es casi un recitativo, estoy esperando todo el rato que empiece el aria. Ya sabes que a mí me gusta la música que pueda silbar, y esta es un poco dificil :-)

      Eliminar
  5. Panzarella no tiene nada que ver, es bellísimo y no hay discusión posible, jajaja. Si te parece un recitativo, ¿no será porque a Panzarella le falta musicalidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy inocente hasta que demuestres lo contrario. Pon otro con más musicalidad, que dudo que sea posible,porque es planillo.... When i'm laaaid... :-)

      Eliminar
    2. ¿Planillo?... ¡Me vengaré! JUA JUA JUA JUA

      Eliminar
  6. Tengo que decir que a mí me gustan los dos lamentos. El de Dido implica cierta resignación, el de Telaïre expresa dolor y la música de ambos acompaña la placidez del primero y el desasosiego del segundo (el coro previo ya te lo produce)...estimulante la forma que teneis ambos de "lamentaros" mutuamente con tanta complicidad...un abrazo muy navideño a los dos.

    ResponderEliminar
  7. Tú si que sabes, Miguel, los dos.

    ResponderEliminar
  8. Los dos, pero uno se puede silbar y el otro no. Fiu fiu fiuuuu fiiiiiiuu...

    Miguel, te devuelvo el abrazo Navideño, pero espero que no te dejes sobornar por estas lisonjas

    ResponderEliminar
  9. Jose Luis, como insistas en que uno se puede silvar y el otro no...vas a conseguir que se instaure en la psicología moderna...el sindrome de "Pepito Grillo"...el de Telaïre es dificil de silvar, puedes calar la nota por falta de aire en el intento...yo te animo a tararearlo y cambiara tu percepción.

    Maac, doy fe que no he sido víctima de ningún soborno...soborno por lisonjas!!!...¿como se atreve a mancillar mi honor con semejante sospecha?.

    ResponderEliminar
  10. ¡Dejarse sobornar por lisonjas! Eso sí que tiene delito.
    Por lo demás, si todo se va a resumir en si es un aria o un recitativo, me retiro del debate diciendo que lo siento mucho por el que no es capaz de disfrutar con el lamento de Telaïre.

    ResponderEliminar

  11. "...realmente emocionante" YO

    "...recitativo... contra los que no tengo nada en general y menos contra este, qué es muy bonico y te pone el corazón en un puño." YO

    "espero que no te dejes sobornar" YO, "espero"

    Qué falta de rigor. Y viva Faustina Bordoni.

    ResponderEliminar
  12. "es realmente emocionante,pero creo que la señora o señorita Panzarella (!) tiene mucho que ver" (TÚ)
    "estoy esperando todo el rato que empiece el aria" (TÚ)
    "Pon otro con más musicalidad, que dudo que sea posible,porque es planillo..." (TÚ)

    En fin, que es injusto que Rameau no haya pasado a la historia de la ópera como el inventor del "recitativo da capo" :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las planicies tienen su encanto también para mí, no te olvides de la Ancha Castilla. Pero un arbol, aunque sea uno sólo, les da más sentido. Y tampoco entiendo que te cachondees con "los recitativos da capo": ¿Qué se hace (o hacía) con la tabla de multiplicar?

      Eliminar
    2. Pero las curvas siempre serán las curvas.

      Eliminar