sábado, 25 de mayo de 2013

ARIAS FAVORITAS - "Angelo casto e bel" de Il duca d'Alba



Vamos hoy con una de mis arias favoritas dentro de las óperas de Donizetti, "Angelo casto e bel", y digo dentro de las óperas porque este aria no la compuso el gran Gaetano sino un alumno suyo Matteo Salvi, hay que decir que estuvo a la altura del maestro, regalándonos una auténtica obra maestra del bel canto.

Es un aria de sustitución integrada en Le duque d'Alba (1839), obra que debía estrenarse en la Ópera de París, pero que Donizetti dejó inconclusa. Al final la ópera terminó siendo en italiano, Il duca d'Alba, estrenándose en Roma más de cuarenta años después de la muerte de Donizetti. En el estreno participó el mítico tenor español Julián Gayarre como Marcello di Brugues.

El aria que os presento, sustituía a otra joya que es muchísimo más conocida, "Spirto gentil" ("Ange si pur" en la versión original en francés).  Donizetti, al dejar inconclusa Le duque d'Alba, decidió, con muy buen criterio, pasarla a La Favorita y, con el tiempo, se ha convertido en una de las arias que debe figurar en cualquier antología del belcanto decimonónico que se precie.

Una curiosidad más: el libeto de Le duque d'Alba, escrito por Eugène Scribe e Charles Duveyrier en francés, fue ofrecido a Halevy y tras Donizetti ,fue utilizado por Verdi en Les vêpres sicilienes, pero cambiando lugar y época.

El aria, que va precedida de una preciosa introducción orquestal y un recitativo, es, para el tenor, todo un examen de belcantismo, pone a prueba la musicalidad, el sentido del fraseo, el juego con la dinámica, el uso de la media voz, el ascenso a los agudos y la capacidad para apianar.

Recitativo
Inosservato, penetrava in questo sacro recesso,
asil solitario consacrato alle lagrime!
Qui move ogni sera a pregar pei padre suo!
L'attenderò, la rivedrò!

Aria
Angelo casto e bel,
non turbi un solo vel
di affanno e di terror,
ah! no, di questa cara il cor;
pietoso al mio pregar
deh! possa Iddio serbar,
a lei le gioie, a me i dolor.
Ma se proscritto e reo
mi manca il tuo sospiro,
la mia memoria, Amelia,
almen non maledir.
La voce mia morendo
ancor non può che dir...
Angelo casto e bel…

He elegido cinco seis grabaciones, pero podría haber elegido por lo menos ocho algunas más:

- Un tenor que es puro fuego y, a la vez, modelo de belcanto, Ramon Vargas, equilibradísima versión:



- Un elegante Luca Canonici:


- Un joven Plácido Domingo, con magnífico de timbre, dando lecciones de expresividad y regulación de la intensidad del sonido, una auténtica sorpresa:


. Un Jaume Aragall exhibiendo un timbre bellísimo:


- Un polémico Giuseppe Morino, de timbre mucho menos interesante (algo caprino), pero entregado a las filigranas, con él no hay término medio: o te gusta, o lo odias:



- Un tenor histórico, quizás el más influyente en el siglo XX, Enrico Caruso, una de las voces de tenor  más maleables que se han conocido, un prodigio de la naturaleza:

4 comentarios:

  1. Redonda, preambulos incluidos, mil gracias. De momento, me quedo con Vargas y Aragall. Dos preguntas:
    1.- ¿Es una sorpresa que Placido Domingo sea expresivo?
    2.- ¿Hiciste campana el día que enseñaron a contar del uno al siete? :-))))))

    ResponderEliminar
  2. 1)La sorpresa consiste en que, a priori, no daba un duro por Domingo en este repertorio. Expresivo lo es, siempre lo ha sido, no cabe duda.
    2) Ya me has pillado, confieso que no sé contar.

    ResponderEliminar
  3. Poco se puede añadir a lo que apuntas en los comentarios de los vídeos, solo decir que lo mío con la ópera empezó escuchando a Jaume Aragall, la voz más atractiva que he escuchado...Vargas y Domingo completan mi elección en esta aria por distintos motivos...iniciación, perfección y devoción respectivamente. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iniciación, perfección y devoción. Me ha gustado.

      Eliminar