lunes, 3 de junio de 2013

"Otello" en Les Arts 01/06/2013 - Kunde, Agresta, Álvarez, Mehta.



Y por fin llegó el plato fuerte de la temporada 2012-2013 en el Palau de les Arts dentro del Festival del Mediterráneo, el Otello de Zubin Mehta y Davide Livermore, una de las pocas nuevas producciones que se han ofrecido en esta temporada en Les Arts, con la que Livermore hace doblete, puesto que también se encargó de la dirección escénica en La bohème dirigida por Chailly y coproducida por el teatro valenciano.

Me gustó la propuesta de Livermore, quien también se encargaba de la iluminación, estaba basada en unos anillos concéntricos situados escalonadamente con pendientes variable y en un hueco central en el que una pastilla ascendía y bajaba sin motivo aparente, esta disposición agilizaba el movimiento escénico de los solistas y masas corales, y se combinaba con proyecciones y cambios de luz. Tenía algunos fallos, no entendí por qué para desplazarse hay que recorrer todo el anillo en contra de toda lógica (por ejemplo, cuando tras la muerte de Desdemona acuden todos llamados por los gritos de Emilia y recorren el anillo completo pasando demasiado cerca de Otello y el cadáver de Desdémona, si Otello hubiera estado en el lado izquierdo en vez del derecho, por donde aparecían aquéllos, todo hubiera tenido más sentido), de risa fue la desaparición de Iago (buscando la plataforma a la que tenía que subir para descender a los infiernos), inútiles y fuera de la estética del conjunto, estridentes,  las proyecciones durante la muerte de Desdemona. Hubo también otras cosas que directamente se me escaparon: la estética de las mujeres, con esos pelos en cresta, por ejemplo.

Hay dos cosas que definen este Otello: canto extraordinario y falta de auténtica fuerza dramática. La parte del canto ya sabemos a quién se lo debemos agradecer, a un fantástico equipo de cantantes. No tengo claro quién es el culpable de la falta de dramatismo ¿los propios cantantes o el director musical? En todo caso, si me dan a elegir entre canto y drama, me quedo con el canto.

Gregory Kunde, rossiniano que ha iniciado una especie de segunda carrera, no fue ninguna sorpresa porque ya conociamos su Otello por la retransmisión del que interpretó en Venecia. Es el suyo un Otello muy bien cantado, muy técnico, servido por un timbre precioso, como aterciopelado, muy bien proyectado, casi un lujo para los tiempos que corren, no creo que haya nadie que pueda superarlo en este setido. Otello es algo más, no basta con cantar, hay que darle carácter porque por momentos es un volcán en erupción; sin embargo Kunde hizo muy bien en no intentarlo, en esforzarse por colorear sus frases sin rebuscar sonoridades oscuras que no posee. Es un artista extraordinario. Hay que olvidarse de aquello que decían algunos perdonavidas: que sólo se atrevía a cantar Otello en un teatro pequeño como La Fenice. Es más, he leído en algunos comentarios de In fernem Land que parece ser que abandonó ensayos de La Straniera en Zurich para poder estar en este Otello de Les Arts. Decía Kunde en una entrevista  que quería cantar Werther , La bohème y Tosca pero que no había ningún teatro dispuesto a darle los papeles protagonistas de estas óperas porque era muy mayor. No estaría mal contar en el futuro con Kunde para alguno de estos papeles, Werther todavía no se ha estrenado en Les Arts, no me imagino un Werther dirigido por Mehta, ¿lo habrá dirigido alguna vez?

Maria Agresta me gustó mucho más como Leonora en Il trovatore, la voz corría muy bien por el teatro, el timbre es muy bello y su capacidad para apianar y regular la voz asombrosa, su musicalidad exquisita pero hay también momentos para el desgarro que fueron dichos con auténtica asepsia (Esterrefatta fisso lo sguardo tuo tremendo... o A terra!... .si... nel livido fango... ). Sólo necesita profundizar un poquito más en lo dramático para ofrecer una Desdemona de manual. A mí no me conmovió: cada vez que esperaba su frase, ésta terminaba escapándose.

Que Carlos Álvarez vuelva a los escenarios es una fantástica noticia, creo que de las veces que yo le he escuchado en directo -siempre en los últimos años- esta ha sido la mejor de todas. Espero que poco a poco vaya mejorando todavía más su estado de forma vocal. De los tres protagonistas fue el más creíble. Al salir a saludar al final de la función no pudo evitar emocionarse.

Muy bien Cristina Faus como Emilia, así como el resto del reparto, aunque hubiera preferido disfrutar de un Cassio mejor cantado que el de Marcelo Puente, su timbre me pareció poco homogéneo, al igual que su línea de canto. Bien el Coro de la Generalitat Valenciana y mejorable la prestación de la Escolania de la Mare de Déu. La dirección de Zubin Mehta creo que nos ha sorprendido a todos, nos tiene acostumbrados a tiempos ágiles (a Verdi le sientan estupendamente) y en esta ocasión parece que sólo los mantuvo durante el primer acto. Lo siento pero en Verdi prefiero siempre tiempos rápidos.

Y aunque ponga pegas me parece de lo mejor que se ha podido escuchar esta temporada en Les Arts, un equipo de cantantes a la altura de lo que se espera de un teatro que pretende ser de categoría superior y un auténtico milagro ante el paupérrimo presupuesto que se dedica a la programación. A ver si el ministro Wert, que estaba entre el público y, contra todo pronóstico y para sorpresa de quien esto escribe, no fue abucheado, nos aumenta la partida en los próximos PGE.

Si alguien desea críticas que se centren más en el detalle os recomiendo las de tres blogs, dos en castellano: El blog de Atticus, Notas de Paso de Miguel y el otro en catalán: In fernem Land.



21 comentarios:

  1. Básicamente coincidimos, aunque a mi no me resultó falta de intensidad dramática. La dirección de Mehta fue lentísima y eso puntualmente lastraba la tensión, pero no como para que yo sintiese que se habían cargado la fuerza dramática.
    En cualquier caso el resultado de conjunto me compensó cualquier pega que pudiera hacerse.
    Supongo que al ministrillo no le abuchearon porque se escondió tras las faldas de la reina.
    Ojalá Kunde se venga para aquí a cantar lo que sea. Si no le quieren que nos lo den.
    Una precisión: Emilia era Cristina Faus.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la corrección, ya está arreglado.
      Me encantaría tener a Kunde en una Norma.

      Eliminar
    2. Kunde tiene firmada Norma en Barcelona para la temporada 2014-2015.

      Comparto alguna de las reflexiones planteadas por el autor del blog. Sobre todo las que cuestionan la monótona dirección de Mehta, al que un poquito de variedad le habría valido para obtener un resultado de matrícula. Y la orquesta me ha sonado peor que otros años.
      Respecto a los cantantes, esta vez me he quedado un poco más frío con Agresta, aunque su último acto fue arrebatador.

      Eliminar
    3. La verdad es que comienza a preocuparme la orquesta, necesita muchos refuerzos.

      Eliminar
  2. El ministro no fue abucheado porque tras las faldas de la reina no fue reconocido ( nosotros en platea alta estabamos rodeados de milaneses que se dedicaron a aplaudir a la reina como un elemento turistico extra)
    Muchos de nosotros,de saber su visita hubieramos previsto hortalizas de temporada para obsequiar a este señor
    Excelente critica por lo demas
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, yo es que estaba en el cuarto piso, desde allí, no se ve quien entra. Aún así hubo gente que aplaudió, y acaloradamente, supongo que por inercia.

      Eliminar
  3. Solo digo una cosa: envidia. Y envidia de la mala, además.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún estás a tiempo de hacer una escapada.

      Eliminar
  4. Yo creo amigo Mac que con otra dirección Agresta hubiera puesto más intención, peró ¿Cómo quieres que ese "A terra!... .si... nel livido fango..."conmoviera si la lentitud era exasperante? Lo mismo en su gran escena, donde solamente una fuori classe como ella, con un legato extraordinario, puede mantener un canto de tanta calidad, sin forzar haciendo unas medias voces y sonidos flotantes como los que ella hizo en toda la magnífica prestación a pesar de llegar casi a un punto muerto en el discurso.
    Yo creo el Otello de Kunde en Les Arts es mejor que el de Venecia y este no lo será tanto con otro posterior que vaya a hacer, lo está madurando muy bien y el sábado hizo hincapié en frases que en La Fenice pasaron sin pena ni gloria. Yo lo encuentro estupendo como Otello, pero francamente como Rodolfo, Cavaradossi, incluso en Werther creo que se le ha pasado la edad. Que intente convencer a teatros para hacer otros Verdi me parece lógico y razonable visto como está el patio y sobretodo como está él.
    Poco o nada más que decir, a parte del resbalón que menciona Atticus y desear que ese nivel envidiable que sigue mostrando Les Arts se mantenga.
    Ya he dicho en el blog de Miguel que las reivindicaciones de los trabajadores de Les Arts en los aledaños "tomados" por la polícia, nos sitúan en la cruda realidad.
    Un placer compartir la noche operística y la cena.
    Os esperamos como mínimo para el Kitege
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, sigue, sigue con Kitezh, esás hecho un Iago... También hay otras cosas muy atractivas en la próxima temporada del Liceu: La Sonnambula (los dos repartos son interesantes), Cendrillon, y los conciertos de Netrebko (en el Palau), Gheorghiu, Kaufmann, Stemme o Jaroussky. Tendré que comprarme una hucha.

      Eliminar
  5. Como comité de sabios a los que sigo, me vais a embargar en un mar de dudas...sigo pensando que Mehta no pisó el acelerador en la parte dramática porque las voces daban lo mejor de sí en las líricas y ajustó su versión para sacar el máximo partido de los protagonistas, quizás quedó demasiado contrastada y Verdi salió algo perjudicado...yo salí la mar de satisfecho. Pienso como tu que Agresta fue mejor Leonora que Desdemona, que ya es decir, y también voto por Kunde como Pollione antes de que pierda facultades...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene mucha lógica lo que dices, aunque no sabemos si fue así.

      Eliminar
  6. Coincidimos en todo excepto en Agresta, ya que yo opino como Joaquim: ella lo hizo todo lo bien que se pudo hacer y si faltó ese plus de emoción hay que buscar al responsable al otro lado del foso. Sobre Álvarez, a mí me gustó más ayer que cuando vino a cantar Boccanegra y Escamillo (aquí, directamnente, me decepcionó), pero menos que cuando cantó el Posa de Don Carlo, ya que dramáticamente estuvo entonces tan bien como en este Otello y además vocalmente estuvo pletórico. De todas formas, me alegro de que esté tan recuperado, es un barítono de los que ya no quedan.

    Por cierto, te dije que no abuchearían a Wert y acerté. Y ahora te digo que, aunque no se hubiese escondido tras las faldas de la reina, tampoco le habrían abucheado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quieres decir que si hubiéramos tenido sobre el escenario a una cantante capaz de dar intensidad dramática a Desdémona, como lo puede hacer, por ejemplo, Fleming, por no irme muy lejos en el tiempo, Mehta hubiera podido, mediante su dirección, pararle los pies hasta el punto de hacerla cantar con extrema pulcritud? Yo pienso que no, no hay más que analizar grabaciones en vivo de afamados cantantes, las diferencias son siempre de matiz, la expresión o la intensidad la pone siempre el cantante, se vaya lento o rápido: Callas es Callas, Tebaldi es Tebaldi, etc... Mehta, además, es siempre muy cuidadoso con los cantantes y se pone al servicio de ellos, lo ha demostrado desde el primer día, no me lo imagino impidiendo que la soprano pueda realzar dramáticamente sus intervenciones.
      Me gustaría aclarar que no he pretendido comparar a Agresta, una cantante extraordinaria que nos va a dar, si sigue así, infinitas sorpresas, con Fleming, ni con nadie, no van por ahí los tiros.

      Respecto a lo de Wert, estás hecho un pitoniso.

      Eliminar
  7. Como no vi a Rappel por Les Arts, decidí ocupar su lugar como adivino ;)

    Respecto al tema de los cantantes, es cierto que hay personalidades desbordantes como la de Callas que se imponen a cualquier dirección, pero también es cierto que otras veces las batutas son capaces de frenar a cantantes que todos sabemos que podían dar más de sí. Se me ocurre el ejemplo de Alberto Eredde, ya que mencionas a la Tebaldi: Su Aida con Tebaldi y del Monaco es soporífera, cuando todos sabemos que con esos mimbres se podría haber hecho un buen cesto. Y su Turandot con la misma pareja y con Inge Borkh, aunque creo haberte leído que te gustaba, corrígeme si me equivoco, para mí es absolutamente fallida. Y sin salir de Otello, no hay más que escuchar como lo cantó Mario del Monaco dirigido por él y cómo lo hizo en otras grabaciones de estudio (Serafin, Karajan). Por supuesto, Mehta estuvo mucho mejor que Eredde, que no se me malinterprete, pero podría haber estado aún mejor, o al menos con algo más de garra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo que me gusta es la Turandot de Inge Borkh, la de ella, es mi timbre preferido para Turandot.
      Mira, cuando viene la Meier a Valencia (casi todos los años), con la Orquesta de Valencia y dirigiendo Traub, siempre es Meier, si canta un acto de Tristán, su Isolda es fantástica, como siempre; si canta Kundry, ella es Kundry. Claro que si la dirige Barenboim se le añade un plus. Pero Meier es siempre Meier, la dirija quien la dirija, se come todo lo que se le pueda poner por delante.
      Al final la valoración de una interpretación es siempre subjetiva, no vamos a avanzar nada. Por ejemplo, el Otello de Barbirolli, que es muy muy lento, a unos gusta y a otos horroriza, y los cantantes son los que son, como siempre son ellos, como lo serían con otra dirección más ágil.
      La verdad es que no me cabe en la cabeza que si en momentos puntuales Agesta, según mi parecer, haya sido poco expresiva o poco intensa haya sido por culpa de Mehta. De todos modos tendría que volverlo a escuchar, ahora mismo no sé decir, podría ser que orquestalmente no se llegara a subrayar esos momentos adecuadamente, quizás pecó Mehta de exceso de protección hacia los cantantes. La verdad es que, tirando del recuerdo, no sabría decirte.

      Eliminar
  8. Hombre, pues volví a coincidir con el inestimable Maac y no pudimos llevar a cabo el saludo que teníamos pendiente. Y eso que esta vez aplaudí con fervor una puesta en escena inteligente, currada y llena de muchos detalles, algunos wagnerianos, lo que lo hace más atractiva. Como ví una sala rebosante de gente puesta en pie y braveando como locos un Otello difícil de superar hoy en día (con sus limitaciones), lo tomé como vía libre para mis habituales manifestaciones y también pude bravear (Siendo secundado). Mi compinche pareció pasárselo bien, lo que se prolongó hasta las cuatro de la mañana. Qué bonito Valencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Arian, si no avisas que vienes difícilmente nos podemos saludar :-) A ver si para el año que viene, si todavía existe el Festival del Mediterráneo, podemos coincidir. O si vienes a alguna otra función de la temporada, también. No estaría al intercambiar opiniones in situ.

      Eliminar
  9. Muchas gracias por la reseña, Maac. A mí Mehta me encantó...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los juicios sobre Mehta veo que siempre vamos al revés, debemos tener gustos dispares.

      Eliminar