martes, 26 de noviembre de 2013

ÓPERA DE BABEL - "Lucia von Lammermoor", tragische Oper in drei Aufzügen



Ferenc Fricsay  fue un director húngaro que, desgraciadamente, murió demasiado pronto (era algo más joven que su compatriota Georg Solti) y que no sabría definir exactamente qué es lo que tiene pero  siempre que escucho sus grabaciones me gusta. Confieso que no soy un aficionado que tienda a conceder mucha importancia al director cuando escucha ópera, no digo que no la tenga (me he tragado más de un Tristán en el que los cantantes me interesaban un pito), pero en ocasiones estoy dispuesto a sacrificar el brillo o la fluidez de una orquesta para disfrutar de unas cuantas voces de calidad, supongo que es la costumbre adquirida tras haber escuchado mucha fritura durante bastantes años, ahora ya no tanto. Lo cierto es que la fritura no es agradable y al principio me producía bastante rechazo, tuve que pasar un período de adaptación y terminé por hacerme a ella. No quiero andarme por las ramas, que me veo venir, lo que quería decir es que siempre que he escuchado algún disco dirigido por Fricsay, que no suelen estar velados por la fritura porque no son tan viejos, en cualquier repertorio operístico (los dos Richard, Wagner y Strauss, no estaban entre sus preferidos), consciente o inconscientemente, me he quedado maravillado por dos cosas, la primera lo bien que fluye todo bajo su batuta, su naturalidad, sin grandes sobresaltos, siempre hacia adelante con tiempos más bien ágiles o que dan esa sensación (Thielemann afirma en su libro sobre Wagner que una cosa es el tiempo real y otra la percepción que tenemos de él), sin querer ser pretencioso; y la segunda la calidad de su equipo de cantantes, Fricsay siempre, o casi siempre, grababa y trabajaba con el mismo equipo y al final eso ha dejado huella en cada grabación suya, los conoce a la perfección y sabe sacar lo mejor de ellos, aún cuando por tipología o extensión vocal no estemos ante los cantantes más adecuados, y aquí es donde quería llegar. En la grabación que traigo hoy participan esos cantantes que prácticamente siempre encontramos con Fricsay en los papeles principales: la soprano Maria Stader como Lucia, el tenor Ernst Haefliger como Edgardo, y un barítono que no necesita presentación, Dietrich Fischer-Dieskau, como Enrico; estoy hablando de la grabación de Lucia di Lammermoor efectuada en Berlín el 22 de enero de 1953, entonces cantar la ópera en alemán no tenía nada de extraordinario,  Fricsay llevaba cuatro años como director titular de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Berlín, la RIAS,. Los cantantes fricsayanos se caracterizaban no por su potencia o tamaño sino porque son voces más bien modestas; sin embargo, tenían un absoluto dominio técnico, eran voces muy maleables, que cantaban con musicalidad y mucho gusto, nada proclives al dramatismo  pero siempre atentos a la matización expresiva, coloreando el timbre de matices alegres o tristes según el caso. En un tiempo como el actual en el que todo parece cortado con el mismo rasero, tropezarse con estas interpretaciones, no muy ortodoxas por su falta de adecuación idiomática, pero tan personales, y con este fluir orquestal tan natural del que hablábamos, es un privilegio del que no nos debemos privar, por eso os dejo unos fragmentos de esta curiosa Lucia di Lammermoor de Donizetti cantada en alemán, una tragische Oper in drei Aufzügen que yo me atrevería a calificar como muy mozartianaY antes de acabar me gustaría recomendaros que si alguna vez os tropezáis con alguna grabación de Mozart, Beethoven o algún compositor húngaro (Bartock, Kodaly) dirigida por Fricsay no la dejéis escapar por nada del mundo porque os perdéis algo grande, no estoy descubriendo nada nuevo, lo sé, pero por el blog pasa gente de todo tipo y yo cuando tenía 20 años es un consejo que hubiera agradecido.

Dúo entre Lucia  (Stader) y su hermano Enrico (Fischer-Dieskau):


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada