sábado, 24 de enero de 2015

ARIAS FAVORITAS - Adriano in Siria: "Cara la dolce fiamma" de J. C. Bach y, de paso, la primera de Mozart que se conserva.


Hoy traigo una de esas arias que parece que detengan el tiempo, todo en ella es serenidad y belleza, la voz se encarga de efectuar una variada gama de ornamentaciones, entre ellas espectaculares messa di voce, mientras es dulce y equilibradamente acompañada por la orquesta en un estilo que busca la simetría,  pre-mozartiano o si queréis, galante. Su autor fue uno de los veinte hijos que tuvo el gran J.S. Bach, "viejo peluca" llamaba Christian al padre haciendo referencia a su estilo pasado de moda, mientras que el cantor de Santo Tomás llegó a decir: "Mi hijo Christian es tonto, por eso algún día tendrá fortuna en el mundo" (se equivocó), para mí tanto el sobrenombre que el hijo puso al padre, como la afirmación de éste son una muestra de confianza y cariño entre ambos. Pero no sabemos qué hubiera pensado el gran Bach, falleció cuando Christian tenía tan solo quince años, si hubiera conocido que su hijo se convertiría al catolicismo y cultivaría la ópera, terminando sus días en la masonería. J.C. Bach, tras pasar por Italia, se estableció en Londres, allí conoció al pequeño Mozart, quien tenía solo ocho años de edad y se encontraba haciendo una gira por las capitales europeas como niño prodigio, ni que decir tiene que quedó maravillado ante las dotes musicales del niño. Mozart tomó buena nota de las composiciones de J.C. Bach y este aria que nos ha tocado hoy es una buena muestra de ello. De hecho hay musicólogos como  Georges de
Saint-Foix que piensan que J.C. Bach,  fue el auténtico maestro de Mozart, aunque no deja de reconocer que antes que el hijo de Bach el padre de Mozart también ejerció su influencia sobre éste, o como Robert Gjerdingen, que afirma que Mozart siempre vió en J.C. Bach al gran modelo, al hombre cuyo estilo trató de emular por encima de todos durante sus primeros años.



"Cara, la dolce fiamma" pertenece a  Adriano in Siria, una ópera con libreto de Metastasio  estrenada en el Teatro Haymarket de Londres en enero de 1765 (parece ser que es posible que Mozart asistiera a alguna representación de esta ópera en la capital inglesa, trece años después efectuó una versión ornamentada de "Cara, la dolce fiamma" para Eloisia Weber), la canta el personaje de Farnaspe, papel que en el estreno fue interpretado por el castrado soprano florentino Giovani Manzuoli, conocido como Succianoccioli, quien también tuvo contactos con Mozart, éste compuso para él en Londres una de sus primeras arias de concierto, la primera composición vocal de Mozart que se conserva, "Va dal furor portata", años después el castrado, muy admirado por Mozart, estrenaría la ópera Ascanio in Alba en Milán.


Philippe Jaroussky tiene una fantástica versión del aria, de hecho es la que da título a su trabajo sobre las arias para castrado de J.C. Bach; sin embargo, para variar un poco escucharemos ahora  la que efectuó el contratenor griego Aris Christofellis:


Cara, la dolce fiamma
dell’alma mia tu sei;
e negli affetti miei
costante ognor sarò.

Serena il tuo bel core;
il lungo suo rigore
il fato già cangiò.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada