jueves, 27 de diciembre de 2007

La Strada - Alcina (1735)

Anna Maria Strada (Bergamo) fue una soprano italiana conocida sobre todo por su colaboración con Haendel en Londres. La Strada inició su carrera en Italia, allí llegó a interpretar óperas de Vivaldi como La Verita in Cimento (estrenada en Venecia el 27 de octubre de 1720). En 1729, cuando Haendel, tras un viaje por Italia, la contrató para cantar en sus óperas viajó a Londres. Hizo su debut como Adelaida en Lotario (1728) y fue la "prima donna" en todas las óperas y oratorios del compositor sajón hasta 1737. Por lo menos cantó en 24 de las óperas compuestas por Haendel y en la opera-balle Terpsicore, una revisión de Il pastor fido. Entre los roles que estrenó se encuentran: la citada Adelaida, Angelica (Orlando), Partenope, Elmira (Sosarme,1732), Thusnelda (Arminio), Ginebra en (Ariodante, 1735), Alcina (1735), Atalanta (1736), Fulvia (Ezio), Arianna (Giustino-1737), y Berenice, última ópera de Haendel en la que intervino, además, cuando ante el fracaso de Lotario se repuso Giulio Cesare, Haendel compuso dos nuevas arias para que Strada interpretara el personaje de Cleopatra. Es la única cantante italiana de la compañía de Haendel que no se pasó a la compañía rival, la Ópera de la Nobleza, rechazando en 1732 la oportunidad de cantar una ópera de Giovanni Bononcini. El público le puso un mote: "The Pig" (El Cerdo), al parecer por su aspecto poco agraciado. En 1738 abandonó Londres y volvió a Italia, allí cantó en Nápoles y Turín antes de retirarse.
Se dice que Haendel declaró que la prefería a la Bordoni y a la Cuzzoni. El poeta y libretista Paolo Rolli la describía como "una copia de Faustina (Bordoni) con mejor voz y mejor entonación, pero peor encanto y brío". Según el Daily Journal "tiene una hermosa voz de tiple, persona de singular mérito", por su parte, Mrs. Pendarves "su voz es, sin excepciones, delicada, su actuación perfecta, pero su apariencia muy mala, y hace muecas horrorosas".
Celletti en su "Historia del bel canto" afirma que Strada era una buena soprano italiana, seguramente boloñesa, que había comenzado a darse a conocer en Venecia, durante los años 1720 y 1721, interpretando óperas de Vivaldi, y que pronto destacó con obras de Vinci y Porpora en Nápoles. Haendel transfirió a la Strada el tipo de escritura que le había inspirado la Cuzzoni, y los giros melódicos de amplio diseño que contribuían a animar y diversificar las tesituras agudas y los ascensos apasionados hacia el agudo.



ALCINA está basada en el Orlando furioso, de Ariosto, se estrenó en el Covent Garden el 16 de abril de 1735, la acción transcurre en una isla y en época legendaria. Explicar el argumento de una ópera de Haendel es siempre complicado, voy a intentar hacerlo sin intentar irme por los derroteros. Bradamante, haciéndose pasar por su hermano Riccardo, parte en busca de Ruggiero, su prometido, que ha desaparecido misteriosamente. Llega a una región habitada por Alcina y Morgana, dos hermanas que son hechiceras. Morgana se enamora del falso Riccardo mientras que Alcina está enamorada de Ruggiero. Éste confiesa a Bradamante su amor por Alcina y no recuerda haber estado nunca enamorado de aquélla, Alcina lo tiene encantado. El tutor de Bradamante, Melisso, le da un anillo encantado por medio del cual éste recuerda a Bradamante y desea volver a su patria y ambos se dan a la fuga. Cuando Alcina se entera de lo sucedido, furiosa, invoca a los espíritus infernales, pero no le obedecen. Finalmente Bradamante y Ruggiero rompen la urna de los poderes mágicos, las hechiceras desaparecen y el todos quedan felices y contentos.

Vamos a escuchar a René Fleming en "Ah Cor Mio", es justo en el momento en el que Oronte comunica a Alcina que Ruggiero se ha fugado. El aria tiene la típica estructura ABA (adagio-allegro-adagio), la confusión de afectos de la protagonista es absoluta, mientras que la primera parte y su repetición son un lamento por el abandono del amado, la central es de venganza total: ¡Quédate o muere! ¡Padece eternamente o regresa a mí", la calidad no es muy buena pero vale la pena por la intensidad de la interpretación de Fleming.

video

video

Scena Ottava

(Entra Oronte)
ORONTE
Regina, sei tradita. Con segreto consiglio
degli ospiti malvagi, a fuggir s'apparecchia
il tuo Ruggiero.

ALCINA
Numi! che intendo, Oronte! e questo è vero?

ORONTE
Purtroppo: ed...

ALCINA
Or intendo perché l'arme vesti;
crudel, spergiuro!
Di lui, di lor, farne vendetta io giuro.
Ah! mio cor! schernito sei!
Stelle, dei! Nume d'amore!
Traditore! t'amo tanto;
puoi lasciarmi sola in pianto.
Oh! Dei perché?
Ma, che fa gemendo Alcina?
Son regina, è tempo ancora: resti,
o mora, peni sempre, o torni a me.
Ah! mio cor, ecc.
(parte)

Escena Octava
(Entra Oronte)
ORONTE
¡Reina, te han traicionado!
Con la complicidad de los arteros invitados,
Ruggiero se prepara para huir.

ALCINA
¡Dioses! ¡Qué oigo, Oronte! ¿Es eso cierto?

ORONTE
¡Ay de mí, sí! Y...

ALCINA
¡Ahora entiendo por qué vistió armadura!
¡Cruel, perjuro! De todos me vengaré, ¡lo juro!
¡Ah, mi corazón está escarnecido!
¡Estrellas, dioses, dios del amor!...
¡Es un traidor, pero... le amo tanto!
¡Me abandona entre lágrimas, ay!
¡Oh, dioses!... ¿Por qué?
Pero, ¿qué hace Alcina gimiendo?
Soy la reina... aún estoy a tiempo...
¡Quédate o muere!...
¡Padece eternamente o regresa a mí!...
¡Ah, mi corazón etc.

(Sale)


8 comentarios:

  1. MAAC tengo problemas con los vídeos.
    No oigo nada.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de llegar a casa ahora, y no vengo de tomar unas copas precisamente. No sé qué pasará, yo los oigo perfectamente pero he estado un rato sin poder ver el blog.

    ResponderEliminar
  3. Hombre maac ¿eres maac, no? esto se avisa. Me estaba perdiendo unas lecturas apasionantes.

    ¡Bienvenido al vicio!

    PS: veo y escucho perfectamente los videos.

    ResponderEliminar
  4. El problema era particular. Los escucho perfectamente.
    Por cierto, la Fleming cantará con mucha intensidad, pero el estilo no me parece muy handeliano.
    ¿Y a vosotros?

    ResponderEliminar
  5. Barbebleue, sí, soy maac. No te has perdido nada, el blog lo dí a conocer ayer mismo.
    Sobre el estilo. Empezando por la orquesta, el sonido es demasiado denso por el empleo de instrumentos modernos, aquí ya tenemos que aplicar un filtro, además la grabación es muy mala, los sonidos llegan distorsionados, respecto a la interpretación de Fleming, me parece correcta, es patética y a mí me emociona, además tiene el necesario punto de virtuosismo que se supone tenían los grandes cantantes del barroco. No me preocupa hoy por hoy si es o no haendeliana sobre todo porque la escuela de interpretación barroca se ha perdido. Parece que hay una opinión generalizada de que los afectos, en el barroco, deben mostrarse desde una visión interiorizada, contenida, buscando, a veces, una mera belleza formal -recuerdo ahora cuando hablábamos del problema de Fink, de ese algo que faltaba-. Yo creo que Fleming está dentro de la tendencia actual, capitaneada por Minkowski, pero también por directores no operísticos como Reinhardt Goebel, de permitir que todo tipo de voz pueda interpretar el repertorio barroco. Quizás Fleming está en el límite de lo tolerable y puedo comprender quien haya personas a los que no gusten estas licencias tan melodramáticas o que incluso las consideren demasiado veristas.
    Una Alcina que me gusta mucho es la de Arleen Auger, a ver si un día subo algo.

    ResponderEliminar
  6. Hombre el estilo no es el que actualmente circula respecto a este repertorio. Pero aunque bascula de la Santuzza a la Norma, puedo soportarla perfectamente; teniendo en cuenta que comencé en ésto con el Bach de Karl Richter ;-)

    Por cierto ¿quién la acompaña?

    ResponderEliminar
  7. Barbebleue es la versión de París con Christie y Carsen en la dirección. El cast lo comparte con Susan Graham (Ruggiero), Natalie Dessay (Morgana), Kathleen Kuhlmann (Bradamante), Timothy Robinson (Oronte), Laurent Naouri (Melisso) y Juanita Lascarro (Oberto).
    Yo creía que la OP sacaría estas representaciones en un DVD comercial, pero parece ser que no será.
    Yo también prefiero a la Aùger.
    Hace años en el Covent Garden vi una Alcina muy autóctona pero bellísima con Yvonne Kenny en plena forma y mucho más handeliana.
    La que se hizo en el Teatro Nacional (temporadas en el exilio del Liceu) con la Orgonasova también me parece muy superior a la de la "massenetiana" Fleming.

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, me parece que antes me he "colao" porque la orquesta so es con instrumentos modernos, creo que son Les Arts Florissants.

    ResponderEliminar