martes, 12 de febrero de 2008

Ha muerto Inga Nielsen


A finales de los noventa asistí a una accidentada Salome en versión concierto, Inga Nielsen, la soprano que cantaba el papel titular, según se anunció por megafonía, estaba indispuesta a causa de un constipado pero tenía la deferencia de actuar, este hecho, unido al de que mi localidad estaba situada detrás de la orquesta-en los asientos que normalmente ocupa el coro- y al de que el volumen de la orquesta straussiana no es moco de pavo, hicieron que Nielsen pasara prácticamente desapercibida para mis oídos, no escuchaba nada (lo que sí pude escuchar muy bien era el bello timbre de Simon Estes, que apareció cantando desde atrás, pero lamentablemente se nos atragantó en la palabra Gott y al avanzar y situarse delante de la orquesta volvió a pasar lo mismo que con la soprano, no me llegaba el sonido de su voz). Así que puedo decir que he no escuchado a Inga Nielsen.

Desgraciadamente, Nielsen nos ha dejado, victima de un cáncer. Su muerte ha pillado por sorpresa al mundo de la lírica, el próximo 28 de febrero tenía previsto cantar Chrysotemis en La Fenice. Nació en Holbaek (Copenaghe) en 1946, todavía era joven, 61 años. Fue famosa por sus interpretaciones de papeles mozartianos, sobre todo Konstanze de El rapto en el Serrallo (Die Entführung aus dem Serail), que interpretó en Salzburgo a finales de los ochenta y en el Covent Garden con Solti.

También fue una famosa Salome, de las de corte lírico, personaje que grabó en estudio y que, como ya he dicho arriba, no pude escuchar en directo, también cantó otros personajes de Richard Strauss como Chrysothemis en Elektra -lo debutó con el también fallecido Sinopoli-, la emperatriz de La mujer sin sombra (Die Frau Ohne Schatten), la Mariscala de El caballero de la rosa (Der Rosenkavalier). Otros roles que interpretó fueron: Senta de El holandés errante (Der fliegende Holländer), Elisabeth de Tannhäuser, Elsa de Lohengrin, Agathe de El cazador furtivo (Der Freischütz) o Leonore en Fidelio, éstos dos últimos los cantó con Harnoncourt en Zurich, tenemos testimonio en DVD de la primera, mientras que de Fidelio hay una grabación comercial realizada para Naxos.

Su repertorio era prácticamente germánico, no tenía problemas con el alemán ya que su madre había nacido en Viena, pero también cantó personajes del repertorio italiano como Tosca o Madama Butterfly.

Más abajo la podemos escuchar como Konstanze de El rapto ofrecido en el Festival de Salzburgo 1988:

video


video

1 comentario:

  1. Una pena Maac.
    En el Liceu vino acompañada de su marido el bajo barítono americano Robert Hale y mucha voz no tenía.
    Su último recital fue muy discretito, por parte de los dos.
    Ha hecho una buena carrera, pero seguramente en teatros de dimensiones más pequeñas. Yo pensé que con la fama que le habían dado las Salomé, me parecía difícil que en un teatro se la pudiera escuchar.
    Descanse en paz

    ResponderEliminar