miércoles, 3 de diciembre de 2008

Me crecen los enanos

Me crecen los enanos... Como vivimos en un tiempo en el que es fácil herir tantas susceptibilidades por un momento he dudado en emplear esta expresión ¿Podría ofender a alguien? Es posible. Pero es lo que me pasa, estoy teniendo muy mala suerte últimamente, se me había olvidado que el otro día desactivé el antivirus por no sé que historia y no sé qué bichito se instaló ayer en mi ordenador que me estuvo haciendo la puñeta hasta las dos de la mañana, al final lo dejé por imposible. Formatearé el ordenador. Con el particular humor que, a veces, me caracteriza os dejo un fragmento ilustrativo de la entrada.



Mein Erbe nun
nehm' ich zu eigen.
Verfluchter Reif!
Furchtbarer Ring!
Dein Gold faß ich
und geb' es nun fort.
Der Wassertiefe
weise Schwestern,
des Rheines schwimmende Töchter,
euch dank' ich redlichen Rat.
Was ihr begehrt,
ich geb' es euch:
aus meiner Asche
nehmt es zu eigen!
Das Feuer, das mich verbrennt,
rein'ge vom Fluche den Ring!
Ihr in der Flut
löset ihn auf,
und lauter bewahrt
das lichte Gold,
das euch zum Unheil geraubt

Ahora he tomado lo que me pertenecía... ¡Anillo maldito! ¡Terrible anillo! Cojo tu oro y ahora me deshago de él. A vosotras inteligentes hermanas de las profundidades, ninfas nadadoras del Rin, os doy las gracias por vuestro buen consejo.
Os entregaré lo que tanto deseáis: ¡Cogedlo de entre mis cenizas! ¡Este fuego que me quema limpiará el anillo de su maldición! Vosotras en el agua lo disolveréis y con cuidado protegeréis este oro brillante que tan vilmente os fue robado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada