lunes, 28 de enero de 2013

Año Wagner (1) - TRANSFORMACIÓN (maac-chorrada 3/2013)

Agujero negro.
 

Du siehst, mein Sohn, zum Raum wird hier die Zeit
¿Lo ves, hijo mío?, aquí el espacio nace del tiempo.

Recuerdo que las primeras veces que me aproximaba a Parsifal (debo decir que desde el primer momento me entró muy bien, sobre todo en lo orquestal, convirtiéndose pronto en una de mis, ustedes me perdonen por osar llamarla así, óperas favoritas) me detenía en la frase de Gurnemanz citada arriba y ésta  me producía una especie de desasosiego, comenzaba a leerla una y otra vez, de atrás para delante y de delante hacia atrás hasta que me cansaba porque no lograba entender nada. ¿Qué querría decir eso de que el espacio nace del tiempo cuando espacio, que tiene tres dimensiones, y tiempo , una única dimensión, parecen, si no antagónicos, totalmente distintos? Era como mezclar la velocidad con el tocino. Al final optaba por el camino del medio, me decía: "no entiendo nada de este maldito Parsifal pero hay que ver qué música más maravillosa, ahora cuando llegue al acto de Kundry, con su apariencia de cuento fantástico, todo será más llevadero para mi pobre y torpe cerebro". Cuando, en el segundo acto, llegaba al intento de seducción de las doncellas, a veces, volvía a recordar la frasecita, el espacio nace del tiempo, y era como si se me bajara todo, menos mal que, al aparecer Kundry, era como si todo volviera a subir . Y bueno, pasaron los años, logré asentar, de alguna manera, las ideas de Parsifal en mi cabeza pero al mobiliario espacio-temporal no había manera de encontrale acomodo. Así que, este año, aprovechando que es el Año Wagner, voy a intentar profundizar un poco (tampoco hay que pasarse, que uno es friqui, pero sólo hasta un punto) en esta idea y, si tengo que aplicarme, en o con Schopenhauer, lo haré. Es un propósito, igual vale la pena. Prometo mantenerles informados a su debido tiempo. Lo bueno, y también lo malo, que tiene Verdi es que, con él, estas cosas no te las planteas, o lo tomas o lo dejas. Yo lo tomo hasta llegar al máximo grado de embriaguez, pero a Wagner no lo dejo, más o menos inteligible, también forma parte de mi vicio. Y ya se sabe que las conquistas, cuanto más duras han sido, más gusta saborearlas. Me voy a dormir la mona, pero antes dejemos un momento para la Transformación y el delirio.


9 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Siempre que la trayectoria del objeto móvil sea en línea recta y recorra espacios iguales en tiempos iguales, la velocidad, en cada uno de los momentos, será esa, pero qué pasa si hay momentos de aceleración y deceleración, si paras a contemplar el espacio-paisaje, ahí es cuando realmente el espacio se hace tiempo y, a la que te das cuenta, llegas tarde.

      Eliminar
    2. ¿Llegas tarde al agujero negro?

      Eliminar
    3. A un agujero negro nunca se llega tarde, en todo caso demasiado pronto.

      Eliminar
  2. Un "Festival Escénico Sacro" y la "Teoría de la Relatividad" más una alusión a la puntualidad...me está entrando vértigo...pero pensaré en ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Realmente en castellano está bien traducido lo de "Festival"? Siempre me lo he planteado, suena como muy eurovisivo ¿no?

      Eliminar
    2. "ONE POINT FOR YOU"...tengo mis dudas... aunque para mí siempre es un "festival" escuchar Parsifal...perdona por el pareado.

      Eliminar
  3. Yo llego hasta Newton. Luego me pierdo. Y menos mal que nos pones un poquito de Herheim, que la placa turca, marea hasta la náusea..
    Espero que te hayas levantado sin resaca ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Newton es muy práctico, sobre todo a la hora de decidir dónde dormir la siesta. Me he levantado como nuevo.

      Eliminar