miércoles, 9 de enero de 2008

El canto francés (4) - Ninon Vallin - Faure - Una "cinefonía"

Algunos consideran la cinefonía (cinéphonie) un antecedente del video-clip, en ella se mezcla la actuación de determinados intérpretes con una ficción cinematográfica que tiene algún tipo de relación narrativa con la música. "Les Berceaux", op. 23 N°1, es una "cinéphonie" sobre una mélodie de Fauré cantada por Ninon Vallin y dirección cinematográfica de Emile Vuillermoz realizada en 1936. La mélodie está basada en un poema, "Le long du quai", del que fuera primer Premio Nobel de Literatura en 1901, Sully Prudhomme (París 1839 - Châtenay-Malabry 1907). Es una nana y también una barcarola que juega con el balanceo de la cuna, las olas y los barcos en el puerto, al tiempo que contrapone la añoranza del hogar con el viaje y la atracción por la aventura.


video


Le long du quai, les grands vaisseaux
Que la houle incline en silence
Ne prennent pas garde aux berceaux
Que la main des femmes balance.

Mais viendra le jour des adieux,
Car il faut que les femmes pleurent,
Et que les hommes curieux
Tentent les horizons qui leurrent.

Et ce jour-là, les grands vaisseaux
Fuyant le port qui diminue,
Sentent leur masse retenue
Par l'âme des lointains berceaux.

Ninon Vallin (Montalieu-Vercieu, 1886 - Lyon 1961) fue una soprano lírica francesa de entreguerras, estudió en un internado, allí destacó por su facilidad para el aprendizaje musical y pronto fue la solista del coro del colegio, sus padres al ver la pasión que sentía la niña por la música la matricularon en el Conservatorio de Lyon, terminó sus estudios con un premio especial, después se dedicó a ofrecer conciertos en Lyon y en los salones de la burguesía de la ciudad hasta que Vicent d'Indy, prendado de su voz, le sugirió que marchara a Paris para seguir estudiando y lanzar su carrera profesional. En París, con 21 años, consiguió un contrato con los conciertos Colonne de Gabriel Pierné. Claude Debussy la eligió para cantar La Demoiselle élue (2 de abril de 1911). Poco después la contrató el Chätelet como suplente para el estreno de Le Martyre de Saint Sébatien, el día del estreno tuvo que salir para sustituir a la cantante principal. El director de la Opéra comique de Paris se había fijado en la soprano y la contrató, debutando el 14 de octubre 1912 como Micaëla (Carmen), le siguieron Mignon, Mimi, Louise, Manon y Mélisande. Tras declararse la I Guerra Mundial se cerró la Opéra Comique y marchó a España y América latina. En 1917 cantó en La Scala en el estreno de Marouf de Henri Rabaud, consiguió un contrato con el teatro. Terminada la guerra realizó una giras internacionales, cantó en Oslo, Budapest, Viena, Ankara, El Cairo, Nueva York y Montevideo. En 1920 volvió a París y fue aclamada como Thaïs en el Palais Garnier, no actuó mucho en este teatro. Una nueva gira por Buenos Aires, Nueva York, San Francisco, Chicago, Milán, Roma, Londres y Viena. Fue entonces cuando conoció a Manuel de Falla y el español encontró en ella una estupenda intérprete para La Vida Breve y El amor brujo. En 1921 cantó en Rumanía, Moscu, Kiev y Leningrado. A partir de 1925 abandonó sus compromisos con la Opéra Comique por discrepancias con su nuevo director. Hasta mediados de los años treinta cantó en America del Sur (Buenos Aires, Río de Janeiro, Montevideo) coincidiendo con Caruso, Schipa, Pertile y Muzio. Vuelve a Francia, allí estrenó Les cadeaux de Noël de Xavier Leroux, Maria Egipciaca de Respighi y La hechicera de Camille Erlange, además cantó Manon, Werther, Le nozze, Le roi d'Ys, Pagliacci y La vida breve. Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial interrumpió sus giras, retomándolas a partir de 1945. De vuelta a América participó en la creación del Conservatorio de Montevideo (1953), allí ejerció como profesora de canto, su actividad como cantante se redujo considerablemente (Río, Buenos Aires, Montevideo). Volvió a Francia terminando su carrera profesonal en agosto de 1957 , dedicándose a la enseñanza en el Conservatorio de Lyon.

3 comentarios:

  1. Bellísimo e interesante documento, macc; preciosa la letra del poema, a pesar de las idílicas connotaciones que en él se desprenden sobre la que, en realidad, era la durísima vida de los marineros enrolados en los barcos de vela; bellísima la música de Fauré, así como la voz (qué maravilla de dicción) de Ninon Vallin.

    ¡Qué bien te lo “curras”, macc! De nuevo mi más sincera enhorabuena por el blog.

    Assur.

    ResponderEliminar
  2. Mucho más artístico que la mayoría de los actuales videoclips (peste moderna)

    ResponderEliminar
  3. En esto de la cinefonía o el videoclip vamos para atrás, como los cangrejos. Comparas esto con los videoclips de la Netrebko y se te cae el alma a los pies.

    ResponderEliminar